INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

3.9. Los problemas de salud y su influencia en el sueño

Selecciona el idioma :

Este video solo está disponible para los alumnos que han adquirido el curso
Transcripción

El cuidado de nuestra salud es fundamental a la hora de mantener un estilo de vida placentero y sin afectaciones que atenten contra nuestras capacidades de desarrollarnos socialmente a plenitud. Sabemos que las comidas que ingerimos antes de ir a dormir, la presencia de luz natural o artificial, la influencia del ruido, las afectaciones por el consumo de sustancias como la cafeina, el alcohol o la nicotina, son factores muy comunes entre las personas que padecen de insomnio o sufren de trastornos severos a la hora de conciliar un sueño profundo y reparador.

Si bien, los factores que hemos mencionado anteriormente son decisivos a la hora de lograr un adecuado descanso, nuestro estado de salud y las enfermedades que poseemos pueden influir de forma notable en cómo dormimos. Teniendo en cuenta la importancia que presenta este tema para comprender cómo lograr un proceso del sueño de forma eficiente, estaremos analizando algunos de los puntos más importantes a la hora de valorar el impacto de nuestro estado de salud en la calidad de nuestro sueño.


Los problemas respiratorios

Los problemas respiratorios son afecciones muy comunes en la mayoria de las personas. Estos problemas pueden estar ocasionados por diversas causas, entre las más comunes se encuentran, las condiciones medioambientales, la presencia de algunas enfermedades leves, aguda o crónica, los hábitos y estilos de vida sostenidos en el tiempo, el consumo de sustancias nocivas como el tabaco, entre otros.

Cuando padecemos de problemas respiratorios, es muy probable que la calidad de nuestro sueño se vea afectada por constantes interrupciones. Las sensaciones de asfixia, la aparición de ronquidos, los dolores de gargantas, la presencia de abundantes secreciones nasales, la tos y el estornudo, son efectos comunes a las enfermedades respiratorias que causan un gran impacto en nuestro sueño.


Los problemas emocionales

La salud mental también juega un papel muy importante en la calidad de nuestro sueño. Someternos a grandes cargas de estrés puede reflejar severos impactos en el tiempo que demoramos en conciliar el sueño y en cómo se desarrolla este durante la noche. Las personas que padecen de altos niveles de estrés, en muchas ocasiones no sienten los niveles de somnolencia adecuados para ir a la cama, esto los motiva a trasnochar o acudir al consumo de sustancias como el alcohol, bajo la falsa creencia de que asi podrán dormir mejor.

Ir a dormir, invadidos por preocupaciones, ansiedad y problemas cotidianos, te impedirá alcanzar un estado de relajación suficiente como para quedarte dormido de forma profunda.

La meditación puede ser un mecanismo muy eficiente para lograr la calma emocional. Si te sientes mentalmente afectado intenta meditar una hora antes de ir a dormir y disminuir todos los estimulos a tu alrededor. Si esto no funciona, es probable que necesites acudir a un especialista de la salud, que pueda valorar clinicamente tu caso y recomendarte vias alternativas para desahogar tu carga emocional.


¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?