INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

2.3 Los carbohidratos y los cuerpos endomorfos

Selecciona el idioma :

Transcripción

Los cuerpos endomorfos se caracterizan por su peculiar habilidad para almacenar grasa como mecanismo de defensa ante momentos de escasez. Dicha habilidad es una herencia legada de períodos donde el acceso a la comida no estaba garantizado, es por ello que contar con reservas resultaba de gran utilidad, permitiéndole al cuerpo, acudir a estas cuando lo necesitara.

En esta dinámica juega un papel fundamental el consumo de carbohidratos, siendo estos la fuente natural por excelencia para la obtención de energía por parte de nuestro cuerpo. En los tiempos actuales, donde las comidas forman parte de un proceso sistemático de nuestro día a día, la habilidad para almacenar grasa en el organismo ha dejado de ser imprescindible y puede resultar un estorbo para cualquier intento de perder peso que nos propongamos realizar.

A lo largo de esta guía, vamos a analizar cómo influyen los carbohidratos en la alimentación de una persona con cuerpo endomorfo y cómo debemos administrar el consumo de los mismos.

Sensibilidad a los carbohidratos: Se ha podido apreciar que los cuerpos endomorfos presentan una mayor sensibilidad a los carbohidratos. El proceso de conversión en azúcar se magnifica cuando hablamos de una persona endomorfa, acelerándose su transformación en azúcar y penetrando nuestro torrente sanguíneo hasta llegar a aumentar nuestras reservas de grasa.

Esta sensibilidad hacia los carbohidratos permite que nuestro cuerpo aproveche al máximo cada comida que ingerimos, esto no es algo positivo, estamos hablando de que nuestro organismo ha aprendido a extraer la energía que necesita de nuestros alimentos y retener parte de los mismos para seguir aumentando nuestras reservas de grasa. Es un proceso que se repite con cada comida que ingerimos, al punto tal que incluso cuando decidimos ingerir poca comida, nuestro cuerpo lo que hace es ralentizar aún más nuestro metabolismo y maximizar la acumulación de grasa por si se mantuviese la escasez en el tiempo. Es por esto que nunca se recomienda a un cuerpo endomorfo dejar de comer o prolongar los ayunos.

Los carbohidratos como fuente de energía: Normalmente se tiene la idea preconcebida de que los carbohidratos son nuestra fuente de energía, y por ende disminuir la ingesta de estos traería como consecuencia que no contemos con la suficiente energía para realizar nuestras labores diarias. Lo cierto es que si esto fuese verdad no hubiese tantas personas que llevan años realizando distintas dietas bajas en carbohidratos, ni tampoco tuviésemos tantos testimonios de desarrolladores y personas del mundo de la tecnología, que trabajan en ambientes de alta presión, y se alimentan solo a base de carnes. Al punto que queremos llegar es que los carbohidratos no son la única fuente de energía y para muchos no es ni la mejor.

Consume menos carbohidratos y más proteínas: Las proteínas son excelentes para acelerar nuestro metabolismo, además de ello constituyen un macronutriente de extrema necesidad en la construcción de masa muscular. Esto es justamente lo que queremos, que nuestro metabolismo trabaje de forma óptima para no almacenar grasa innecesariamente y construir nuestro sistema muscular para ir desplazando a las grasas.

Otro factor importante es que como decíamos anteriormente, los carbohidratos no son la única fuente desde la que podemos obtener energía, sino que las grasas son excelentes para cumplir con esta función. Siendo así que mediante la inducción de la cetosis podemos forzar a nuestro cuerpo a utilizar esas grasas que lleva almacenando en el tiempo, y que hasta ahora eran inútiles para nosotros, como fuente natural desde la que obtener energía constante para la realización de nuestras actividades cotidianas.

Debemos limitar la ingesta de carbohidratos a valores inferiores a los 30 gramos por día, el objetivo fundamental es que nuestro cuerpo no aumente sus reservas de grasa, e ir disminuyendo las mismas mediante el consumo de estas para obtener energía. Si logramos mantener este sistema comenzaremos a adelgazar con facilidad, y teniendo en cuenta que hemos aumentado el consumo de proteínas, podemos combinar todo esto con intensas sesiones de ejercicios de fuerza para aumentar nuestra masa muscular mientras quemamos más calorías.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?