INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

12.13. Teoria de los constructos personales y la terapia del rol fijo

Selecciona el idioma :

Este video solo está disponible para los alumnos que han adquirido el curso
Transcripción

La teoria del constructo personal fue desarrollada por el psicólogo George Kelly. Quien publicó sus resultados a mediado de los años 50 del pasado siglo y continúa influyendo en la psicologia hasta el dia de hoy. Esta teoria y su consiguiente terapia rompió con la visión que hasta ese momento se tenia de la comprensión humana, en la que se veia al ser humano como sujeto o victima, y no como actor creativo de su realidad. No se puede enmarcar solamente como una teoria cognitiva, el mismo Kelly señalo que su visión del ser humano era integral.

Para él, las personas crean su versión de la realidad. El comportamiento de cada persona es el resultado de esta interpretación que da a la realidad, según el sentido que le encuentre a lo que sucede y a su capacidad para anticipar el futuro.


Origen de la teoria de los constructos

George Kelly habia observado las relaciones que los terapeutas establecian con sus pacientes. En esta relación el analista mantenia una posición de… digamos superioridad, donde se veia a si mismo dotado de gran capacidad de razonamiento y deducción mientras que la persona era más bien una victima de sus impulsos y sus circunstancias.

Pero esto no era lo que el propio Kelly habia experimentado en su trabajo. La metáfora que utilizó fue que las personas tratamos de darle sentido a lo que nos rodea como lo haria un cientifico. Tenemos nuestras teorias (constructos), elaboramos hipótesis (anticipaciones) y realizamos experimentos (comportamientos) para validar o invalidar esas hipótesis. Y después de obtener el resultado modificamos o no esa teoria. A partir de esta metáfora Kelly fundamenta su teoria.

¿Qué son los constructos personales?

La necesidad de darle sentido a la realidad y de anticiparnos a lo que ocurre determina nuestros pensamientos, emociones, experiencias y conducta. La forma en que anticipemos los sucesos conllevará a una mejor o peor adaptación a la realidad. Accedemos a la realidad a través de nuestros constructos personales. Constructos que desarrollamos a lo largo de nuestra vida y que estamos poniendo a prueba todo el tiempo.

Un constructo según la Real Academia de la Lengua (RAE) es una construcción teórica para comprender un problema determinado. En el caso que nos ocupa es una etiqueta que organiza nuestros datos y experiencias de forma tal que podamos comprender la realidad y anticipar lo que sucederá. Lo hace mediante la comparación simultanea de elementos, ya sean de similitud o diferencia.

¿Cómo funciona? Pues:

  • Anticipamos que un constructo se aplica a una experiencia.
  • Probamos el constructo.
  • Validamos o no el constructo.
  • Lo revisamos.

Esto nos permite encontrarle sentido a nuevos eventos o reinterpretar los anteriores. Si acertamos y verificamos la utilidad del constructo, lo conservamos. De lo contrario podemos reconsiderar en qué condiciones lo usamos, modificarlo o renunciar a él.


Los corolarios de la teoria de los constructos

Esta teoria tiene 11 corolarios: En estos corolarios expone cómo las personas nos basamos en las experiencias pasadas para anticipar el futuro y que cada persona construye su realidad a partir de su sistema de constructos.

Algo fundamental es que los constructos se dan como opuestos por ejemplo frio-caliente, lento-rápido, bonito-feo, alegre-triste, etcétera. De esta forma al decantarnos por una opción es porque la hemos comparado con su opuesto y la discriminamos (decidimos que no es), dependiendo del significado que le damos. Esto funciona para integrar la información que percibe y a la vez anticipar los acontecimientos.

Además estos sistemas de constructos se organizan jerárquicamente, de básicos a más complejos, que son los que están a un nivel más profundo, incluyendo los constructos nucleares que son escenciales en la construcción del yo profundo.

Los constructos se pueden modificar, están sujetos a la influencia de elementos externos. Pero no es algo que ocurra espontáneamente o sin un cierto grado de resistencia. Si nuestros constructos funcionan, reafirman nuestras creencias, y los usamos recurrentemente. Cuando no funcionan es cambiamos.

Otra cosa es que si podemos reproducir los sistemas de los demás aumentan las posibilidades de llegar a un entendimiento. Las personas que comparten la misma cultura suelen tener sistemas de constructos similares.

Cada constructo puede predecir un rango de sucesos limitados. Si contamos con constructos extensos para aplicar en un ámbito determinado, tenemos más posibilidades de anticipar un evento, pero también corremos un mayor riesgo de equivocarnos. De lo contrario es más seguro, pero la capacidad de anticipar los eventos se reduce.

La capacidad de elegir que constructos usar se hace sobre la marcha al intentar dar sentido a un evento, pero también nos sirve para analizar las situaciones desde diferentes puntos de vista.


Terapia de los constructos personales

Para Kelly las personas participan activamente en la forma en que captan e interpretan el conocimiento. La forma en que construyen su realidad puede ser provechosa para ellos o no. Si los constructos no les son útiles, no pueden anticipar efectivamente los sucesos, es necesario intentar sustituirlos. El propósito de esta terapia es evaluar las construcciones y si es necesario, acompañar a la persona a encontrar nuevos significados que le sirvan para mejorar su vida.

En este sentido, se respeta el punto de vista y la conducta de la persona sobre la situación. Se reconocen los constructos y en colaboración se realizan diferentes experimentos para ponerlos a prueba y asi validarlos o no. Uno de estos ejercicios es la terapia del rol fijo.


¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?