INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

1.10. La necesidad de tomar un curso de coaching de vida

Selecciona el idioma :

Por favor, inicia sesión para que tu progreso sea registrado. Sin iniciar sesión, podrás visualizar el video pero no se aumentará tu avance en el curso
Transcripción

Muchos suelen creer que profesiones como la de coach de vida nacen de las aptitudes adquiridas de forma empirica por aquel que la práctica, y que por ende no se debe invertir en formación o acudir a seminarios con el fin de mejorar los conocimientos sobre la materia en cuestión. El coaching de vida, al igual que cualquier servicio en el que desees desenvolverte, demanda de cierta formación profesional para complementar aquellas habilidades que posees y te permita actuar lo más acertadamente posible en la resolución de las necesidades de tus clientes.

Teniendo en cuenta lo anterior, dedicaremos la siguiente guia a realizar un análisis de algunos de los puntos claves de por qué deberias invertir en tu formación y tomar un curso de coaching de vida si pretendes dedicarte a esta profesión.


Aprender de los errores de otros

Los coaches experimentados han transitado por un camino que les ha permitido contrastar la teoria con la práctica, de forma tal que su experiencia está conformada por un cúmulo de aciertos y fracasos que les ha ayudado a perfeccionar sus estrategias y métodos de trabajo para aumentar su eficacia en la resolución de problemas comunes dentro del mercado.

Cuando sabemos escoger bien qué cursos pagamos y dónde invertimos nuestro dinero para mejorar en nuestro trabajo, podemos aprender de otros que ya han pasado por las cosas que debemos enfrentar en el futuro, de esta forma optimizamos nuestro tiempo y nos protegemos ante errores que pueden llegar a ser muy costosos.


Certificar nuestros conocimientos

Existe una realidad dentro del mercado del coaching que no debemos obviar, el sesgo de autoridad que se conforma ante la certificación de los conocimientos que poseemos es muy valioso de cara al marketing que realizamos hacia los clientes. No es lo mismo presentarnos una vez que contamos con una serie de cursos que avalan nuestro trabajo, que solo trabajar desde nuestras habilidades innatas.

De la misma forma en la que tú puedes sentir más confianza ante un profesor de inglés que ha cursado estudios, tus clientes sentirán más tranquilidad si conocen que su coach ha invertido dinero y tiempo en su formación. Es una muestra de respeto hacia aquellos que confian sus problemas en ti, el dedicar todo lo que esté a tu alcance por formarte como un profesional integral y competente.


La especialización

El punto que trataremos a continuación es el de la especialización. Cuando se habla de especialización se alude a la formación esencial en materias de un mismo tipo, que conforman un perfil profesional definido. Muchas personas son buenos asesores o manejan una serie de habilidades sin haber cursado estudios de coaching. Esto se puede deber a diversos factores, como el hecho de haber realizado trabajos previos relacionados con esta profesión o que su propia experiencia de vida los haya hecho adquirir conocimientos que son valiosos para desempeñar este trabajo. En cualquier caso, especializarse es lo que hace la diferencia entre un profesional y un amateur.

Cuando nos especializamos en nuestro trabajo podemos ofrecer un servicio de mayor valor, ya que nuestra formación ha sido encaminada hacia el tema en concreto que estamos abordando. En todas las empresas, aquellos que se han especializado suelen percibir salarios mayores, de igual forma sucede con el coaching, donde se valora mucho los estudios y preparación que tiene el coach atendiendo los problemas recurrentes de sus clientes.

Debes tener siempre presente que los gastos en tu formación no es dinero perdido, se trata de una inversión, que si se realiza de forma adecuada se revertirá en mayores beneficios económicos para tu negocio en un futuro.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?