INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

5.10. Mejora tus habilidades comunicativas

Selecciona el idioma :

Transcripción

No se puede cambiar. Uno es como es- dices en un tono irónico.

Pues, lamento desilusionarte. Es bastante sencillo mejorar habilidades que ya posees pero no desarrollas. Esa incapacidad fantasma, en la que crees le quedan los dias contados:

  • Para ti es muy fácil decirlo- vuelves a decir, con tono enfadado.
  • No es más fácil decirlo, es más FÁCIL hacerlo. ¿Tienes noción de cuántas conexiones, zonas del cerebro o músculos: faciales y del habla, de las extremidades y hormonas circulando por nuestro cuerpo, hacen falta para pensar y martirizarnos una y otra vez? Muchisimas, más de aquellas que solo es pensar y hacer.

Observar.

No te sientas culpable, si la comunicación no es tu fuerte. ¿Qué necesitas para conversar con alguien? Desde un principio te diste cuenta que conversar era tan sencillo como abrir la boca y pronunciar palabras. Solo tuviste que OBSERVAR.

¿A qué estás al dia en cuanto a interpretación de emojis o stikers en redes sociales se refiere? Ahi está, practicas constantemente. Lo mismo sucede cuando interaccionas cara a cara. La señal de su voz, mirada y lenguaje corporal te va convirtiendo, a medida que tu cerebro lo procesa, en más hábil y experto. La cuestión es esta, permitir entender e intuir comportamientos y diferentes tipos de estilo de comunicación, que por cierto ¿Cuáles serian?


Estilos de comunicación.

Un estilo es una conducta utilizada de forma frecuente.


Estilo pasivo: A la persona le dominará la inseguridad en su modo de comunicar, lo que hará que no verbalice sus miedos y acepte los otros puntos de vista, aunque los crea incorrectos. Este tipo de estilo será adoptado por aquellos que se sentirán inferiores.

Estilo agresivo: En este, la persona sentirá una superioridad con la que podrá maltratar a otros, imponiendo su punto de vista, tenderá al lenguaje obsceno, exagerado y poco empático.

Estilo asertivo: Existe una relación de igualdad, la persona analizará el criterio ajeno y decidirá si se sostiene, acorde a sus principios. Tendrá una conciencia empática y social.


Ejercicio.

Probemos con una frase. El mensaje que debemos hacer llegar es: ¨si no haces las paces con tu hija se terminará marchando del hogar¨. Una persona, con marcado estilo agresivo, lo diria asi:

  • Supéralo, tu hija se irá de casa por cómo la tratas y, ¡punto! -nótese la dureza y el poco tacto en las palabras.
  • Una persona con estilo pasivo diria: ¨Mira de verdad, intenta hablar con tu hija, por favor, que ambas lo están pasando mal¨.
  • Realiza este tipo de ejercicios, repiensa aquello que tengas que decir y emplea un estilo más seguro y asertivo: ¨Entiendo que debas tener tus problemas pero sino hablas con tu hija y lo aclaran es muy probable que se marche de la casa¨.


Errores.

Da igual el estilo de comunicación, en algún momento surgen errores que debemos palear, como los que siguen:

  • ¿Qué me quieres decir?-pregunté ya casi al borde del precipicio.
  • Que….ehm, o sea que nada, mi tia, cuando era chiquito…-hace una pausa larga-, en la casa, que a los niños se le gritaba cuando decian malas palabras, sabes lo importa…tan…te que es, pues, mi tia solia darme una palmada de consuelo para educarme.
  • ¡Qué raro hablas, de verdad!
  • No entiendo por…por…por qué lo dices. Hablo normal.
  • Y claro, lo peor de estos errores es no haber tomado consciencia. Si desconoces en qué fallas, no podrás diagnosticar y arreglar.
  • ¿Te ha sucedido alguna vez uno de estos errores? La mayoria de las personas, ya sea cuando se ponen nerviosos, o se apuran demasiado en terminar una idea, o simplemente por una inadecuada educación en cuidado vocal, hilan frases inconexas o añaden nuevas oraciones sin haber terminado la idea principal.
  • Utilizan muletillas sin darse cuenta, del tipo: ehm, o sea, es decir. Hablan demasiado rápido o demasiado lento, sin articular bien. Puede que o no tengan un vocabulario adecuado y por ende se tropiecen al expresar vocablos complicados, o sencillo, hacen más pausas de las que deberian. ¿Cómo crees que el receptor recibe el mensaje? Impaciente, ilegible y sin fundamento alguno.
  • ¿Qué se necesita para vencer esta serie de errores? Conocimiento, práctica y dominio de un vocabulario. Si tienes que hablar de tus gustos musicales frente a un amigo, ¿te pondrias nervioso? No, fluiria la charla sin tensiones. Un pobre dominio sobre elefantes haria que en un grupo social donde todos sean expertos en la temática, te bloquees y domine la angustia.
  • Por tanto ensaya, facilitate un guión al que poder recurrir antes de acudir al encuentro o reunión. Repite en voz alta. Entre lo que pensamos y decimos hay 100 años luz de diferencia, y por tanto cuando llegamos al momento crucial, todo lo que repetiamos de memoria, mentalmente, no se podrá articular fácilmente ni en sonidos. Piensa antes de hablar.


Técnicas.

Para tener una mejor expresión oral. ¡Sencillo:

  • Articula: toma un lápiz y colócatelo en los dientes, desde ahi articula lo mejor que puedas.
  • Respira: exhala e inhala en una bolsa, sosteniendo el aire por ocho segundos. Continúa hasta que la respiración salga más lenta.
  • Culturizate: Nuestro vocabulario es siempre el mismo porque no ampliamos el espectro, lee temas de tu interés. Investiga, conoce más.
  • Busca conectores: No te aprendas todo de memoria. Usa palabras que te lleven a otras, si tienes que exponer un argumento de dificil memorización.
  • Mantiene una jerarquia en tu discurso.
  • Los conectores se utilizan asi: primero me disculpo, empleo un ¨lo siento¨, luego ahondo en mis consideraciones por la situación en la que está atravesando con un¨ahora entiendo tu posición¨. El cerebro reacciona cuando asocias y no olvidará.
  • Cómo mismo asocias palabras, también visualiza otras situaciones. Exponer un tema, con miles de ojitos mirando puede resultar invasivo. Respira, cierra los ojos e imagina que lo que estás diciendo es importantisimo para las personas que están sentadas escuchándote. Tú le vas a iluminar, y se visualizaran para ti como: familia, amigos o parejas o personas que sabes no te van a juzgar. Asi que relájate y comunicate con un estilo asertivo: preciso y claro.


El reto.

El CÓMO, ese es el gran reto al que nos vamos a enfrentar a partir de hoy. Elige un número de personas, lo más realistas posibles, para acercarte a conversar utilizando un estilo asertivo. No quiero excusas del tipo ¨me da pereza¨ o ¨no sirvo para ello¨, quiero ver ACTITUD y ACTIVIDAD. Basta de quejarte y toma acción. Si eliges 30 personas, asegúrate de ser personas totalmente desconocidas.

¿Dónde? En un parque o en una parada del autobús. No tienes que empezar contándole tu vida, pero si empieza abordando temas puntuales: pregúntales la hora, habla del tiempo. Incluso podrás elogiar el trabajo del panadero: ¨qué calentito está el pan hoy¨. La idea es que te lances a practicar más, solo es cuestión de tiempo.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?