INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

4.2. ¿Eres lo que haces?

Selecciona el idioma :

Transcripción

Mantener una adecuada coherencia entre los que creemos y defendemos, con aquello que hacemos dia a dia, es imprescindible a la hora de alinear nuestros valores y principios éticos con nuestros actos. Las virtudes que no somos capaces de mostrar se hacen inexistentes a los ojos de otras personas. De nada nos vale saber que podemos proyectar una imagen poderosa y positiva para la sociedad, cuando decidimos mantener patrones de conducta negativos, que interfieren en la forma en que otros creen que somos.

Siempre que no sepamos mostrar aquello que llevamos dentro, nos juzgaran por nuestros actos y no por nuestro sistema de valores. Para los que nos ven desde afuera, somos lo que hacemos y solo eso importa a la hora de crearse una imagen de nuestra persona. Durante el desarrollo de la presente guia estaremos abordando algunos de los aspectos básicos que giran en torno a este tema, analizando asi la importancia que tienen nuestras acciones en la imagen que proyectamos hacia la sociedad.


No ocultes tus virtudes

Tus virtudes y talentos están para ser mostrados y compartidos, ocultarlos solo provocará que sean inexistentes para quienes no nos conozcan. Nos juzgarán por nuestros defectos, esto es algo natural, por lo que también es importante que conozcan nuestros aspectos positivos, ya que los negativos siempre estarán a la luz sin que podamos hacer mucho por ocultarlos. No está mal que conozcan nuestra parte negativa, esta forma parte de nosotros y complementa nuestra personalidad, el error está en temer o avergonzarnos de mostrar aquello que destaca de forma positiva en nosotros.


Es importante la imagen que otros tengan de nosotros?

Independientemente de que lo más importante es cómo tú te percibes a ti mismo, la imagen que los otros tienen sobre nuestra persona también deberia ser de gran interés para nosotros. Es una realidad que no podemos negar, lo que otros creen que somos se forma a raiz de lo que aprecian de nosotros. Seria una irresponsabilidad plantear que no necesitamos que tengan una visión positiva sobre nuestra persona, la realidad es que somos seres sociales y dependemos mucho de nuestra interacción con el medio que nos rodea.

Siempre debes procurar cuidar la imagen que proyectas, atender a la forma en que otros te perciben y entender cuáles son los factores que están incidiendo en que dicha forma sea la que es. La idea no es que vivas pendiente a lo que otros creen de ti, sino que te esfuerces porque tu imagen social sea coherente hacia aquello en lo que crees y el sistema de valores que profesas.


Un individuo no es reflejo de tu imagen social

No debes confundir tu imagen social con la imagen que un individuo en particular pueda tener sobre tu persona. Antes de dejarte impactar por la opinión de un grupo pequeño de personas, debes preguntarte si ciertamente esta es la imagen que la gran mayoria tiene sobre nosotros. Hay muchos factores que pueden incidir en que seamos percibidos de una forma errónea, entre ellos se encuentran las experiencias puntuales de cada persona.

No obstante, esto no determina que seamos nosotros los que debamos mejorar algo de nuestra conducta, sino que se puede deber a un evento muy particular, que para nada es reflejo de lo que estamos proyectando. No debes fingir tu personalidad por agradarle a otros, solo preocúpate por ser una persona honesta en lo que haces, comportarte coherentemente hacia lo que crees y no imitar actitudes ajenas con el fin de encajar en grupos sociales que no son compatibles con tu sistema de valores y principios éticos.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?