INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

6.11. Las distorsiones cognitivas

Selecciona el idioma :

Transcripción

Los pensamientos y emociones se procesan cognitiva y a veces irracionalmente, como determinados ¨esquemas¨. Identificados asi, por un cierto orden lógico y categórico que establece el cerebro, en referencia a palabras, motivaciones o frases que nos identifican y constituyen reflejos de nuestra personalidad. Te atrae la idea de ser madre, no existe ni existirá un solo niño en la faz de la tierra, cuán inocente y puro, que te mire y no vea el amor expresado en tus ojos. Estas ideas quedan fragmentadas en una sola categoria: ¨Me gustan los niños¨ o ¨Quiero ser madre¨. Aunque claro, estos preceptos pueden cambiar, debido a la presencia y experiencia de situaciones adversas. En este video trabajaremos sobre la distorsión cognitiva propia de aceptar sin juzgar creencias negativas.



¿Qué son las distorsiones cognitivas?

Activas ahorro de bateria en el móvil. Creas accesos directos de números telefónicos. Con un solo ¨clic¨, accedes al número y ya está. Ahorras tiempo y pasos innecesarios, ¿verdad? Eso mismo opina tu lóbulo frontal dedicado a procesar y razonar la información. El proceso ocurre de la manera siguiente.

Se te cae un jarrón al piso por primera vez. Ese jarrón es de la colección nueva de tu madre. ¡Ay dios mio! Ve el estropicio no más entra por la puerta y:

  • Que torpe eres! –Grita- ¡No puedes cuidar nada, que todo te lo llevas por delante! –es evidente su molestia.Tu cerebrito da por sentado esas frases. Eres muy torpe.Ese malestar que sientes por haber destrozado un objeto de valor se vuelve un PATRÓN. ¿Qué es esto? Tu cerebro te dice.
  • Mira, yo no voy a actuar de manera diferente en circunstancias como estas. Cada vez que rompas algo, te haré sentir torpe. Y si, cuando se te caiga un vaso de plástico, también. Evitaré pensar. Solo activaré este patrón automático para que sigas sintiéndote torpe. ¡De nada.
  • Cuando asumimos, inconscientemente, que somos torpes, sin analizar que fue sin querer o que no debimos haber jugado con el balón dentro de la casa, creamos una convicción, que redunda en un patrón desadaptativo.

Reestructuración cognitiva.

Las distorsiones cognitivas se vuelven un ¨error¨ de cómo procesamos la información y su consecuente efecto generalizador a través del tiempo. ¿Cuántas veces te ha sucedido algo parecido? Es importante descubrir los patrones mentales que tenemos para poder atacar de raiz y establecer una reestructuración cognitiva eficiente a través de las siguientes maneras de proceder:

  • El primer paso es descubrir qué situación, en especifico, activa esos motivos condicionados. Si no entiendes tu actuar en determinados momentos, puedes estar en presencia de una respuesta automática.
  • Detéctala. Intenta recordar algunos de esos momentos de parálisis mental.
    El segundo paso es ¨hacer ruido¨ para dificultar lo que estás pensando o haciendo en ese momento.
  • El cerebro lógico demandará una atención, y es esa atención como: dar un golpe seco al aire o en la mesa y decir: ¨basta¨, la que distraerá el desarrollo del pensamiento automático. Acomoda esa nueva frase y repitete cuántas veces puedas.
  • No soy torpe, solo debo tener más cuidado en los movimientos bruscos que realice.
  • Como tercer paso genera una acción que sea asociada al pensamiento opuesto. No soy torpe y comienza a pintar o hacer alguna manualidad, algo en lo cual necesitas poseer delicadeza y orden. No lo concibas como autoengaño, es un ejercicio.


Tipos de distorsiones cognitivas.

Identificamos diferentes tipos de distorsiones cognitivas, algunas de ellas la reconocerás por su carácter frecuente:

  • Vinculadas a la inflexibilidad: Somos reacios a adaptarnos a las circunstancias de una manera positiva, y por ello recurrimos a pensamientos extremos. Si no me dices que me quieres, no me quieres. Porque NUNCA me has querido.
  • Tendemos a tomar decisiones vigilando solo opciones negativas. Si no me dices que me quieres nos separamos o me pasaré toda la vida amargada.
  • Utilizamos etiquetas para impugnar cualquier cambio. Eres insensible y eso nada lo va a cambiar. Da igual que hagas.
  • Para continuar tenemos una percepción malinterpretada. Esas veces que queremos que nos lean la mente para dejar de estar enfadados o que todo lo que nos ocurre es asumido de manera personal y que tenemos una responsabilidad absoluta en todo o por el contrario falta de control.
  • Creemos que por ¨sentir¨ qué aburrimos a la otra persona, aburrimos a la persona.
  • Asumimos unas necesidades que no son reales, ¨Debes darme un beso de buenos dias para empezar bien el dia¨, al no ser cumplidas estas necesidades, nos evocamos a la frustración. Porque queremos no, exigimos, que cumplan lo que queremos, ¿obviamos el hecho que somos seres diferentes?
    En este último punto, pero no por ello menos importante, tenemos.

  • El simple hecho de ¨ignorar¨. A veces no nos permitimos dar nuestro brazo a torcer. Ignoramos lo positivo, concediéndonos la medalla del ¨hombre adivinador¨, sin saber que hablamos desde lo que ya nos ha pasado. Tenemos apoyo y conocimiento para emprender nuestro proyecto, solo que decidimos ¨creernos¨ que realmente no contamos con las herramientas suficientes para llevarlo a cabo. Por tanto nos damos el permiso de seguir autoabasteciéndonos en la miseria mental y más absoluta, continuar con hábitos catastróficos para deprimirnos y tomar helado mientras seguimos quejándonos.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?