INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

8.1. Crea estrategias para conseguir tus metas

Selecciona el idioma :

Transcripción

Todos tenemos sueños que deseamos cumplir, lugares a los que llegar, pero solo se quedan en nuestra imaginación si no nos trazamos estrategias para lograrlo. Principalmente con el coaching exploramos los aspectos de nuestra personalidad que nos faciliten dejar atrás los complejos de inferioridad y los pensamientos disfuncionales para centrarnos en las potencialidades que todos tenemos. Sabemos que es dificil, pero ¿qué perdemos al intentarlo? Lo más preocupante cuando tenemos una personalidad introvertida es ¿Qué dirán de nosotros? ¿Qué piensan los otros? Este es el pensamiento cuando no estamos tan afianzados a nuestra propia personalidad; por esto, la mejor manera de conseguir nuestras metas es proyectándonos con estrategias, un plan entre manos para probarnos a nosotros mismos y salir de una vez por todas al mundo exterior. Todo comienza dentro de nuestra mente, si empezamos por decir que no podemos entonces estamos acabados. Es dificil, nada en este mundo se resuelve por si solo, somos quien empujamos la primera pieza del rompecabezas hasta tener resuelto el acertijo. Decidimos si quedarnos con las ganas o emprender el vuelo que con estas pautas será interminable.

El compromiso.

Como sabemos siempre existen dificultades y te digo que estas son necesaria para retarnos a superarlas de la forma más eficaz. El compromiso con nuestras metas es un aspecto de vital constancia para nuestra visión personal. Siendo consecuentes con la idea principal propuesta es estar al tanto de todos los detalles que no debemos descuidar, como con qué contamos para empezar, qué queremos alcanzar y hasta dónde podemos llegar con nuestra idea. Nuestro nivel de compromiso se pone a prueba a cada segundo de nuestro viaje, siempre aparecen personas que dudan de nosotros o se empeñan en impedir por disimiles motivos que los realicemos, ahi están los momentos de engrandecimiento y compromiso que se necesita para no abandonarnos al fracaso.

Pensamiento positivo.

En esta ocasión podemos pensar que no es parte del plan, pero el pensamiento que mantengamos definirá mucho cuanto seremos capaces de obtener. Lo primero que debemos ordenar es nuestro desastre interior, lo que pensamos. Ya sabemos que nuestro pensamiento puede cobrar forma tarde o temprano por lo tanto es importante enfocarte en las cosas positivas y beneficiosas que traerá nuestro proyecto de vida. Tenemos claro que a muchos efectos los pensamientos se convertirán en motivaciones que propiciarán un crecimiento gradual. Sabemos que existen cosas negativas en este mundo, pero si elegimos consumir información que nos aporte, frases motivadoras o leer experiencias sobre un propósito similar al nuestro nos armaremos de herramientas para enriquecernos y continuar con mejor actitud.

Las distracciones.

Resulta irresistible, y realmente son inevitables, las distracciones son para nuestras metas el peor enemigo; como podemos imaginar no están en el plan, pero aparecen en los momentos en que más inmersos estamos en nuestro propósito. Es importante saber identificar qué representa una distracción para nosotros y cómo podemos evitar caer en la gran trampa. En el momento en que establecemos nuestras prioridades podemos tomar en cuenta que una distracción es capaz de hacernos perder una buena oportunidad y tiempo, no estar en el lugar correcto o cometer errores que traen consecuencias remarcables para un futuro.

Planifica tu tiempo.

Uno de los recursos más demandados por nosotros los mortales es el tiempo, nos quejamos sin reparos sobre él y la incapacidad de poseerlo pues resulta ser realmente efimero y solo podemos aprovecharlo al máximo. Una de las mejores formas de aprovechar el tiempo es haciendo una agenda de acciones o fijando limites de cumplimiento a estas. Otro de los factores que nos ayudan al correcto aprovechamiento de nuestro tiempo es ordenando las prioridades más urgentes y cuanto tomaria su solución. El motivo del tiempo es siempre necesario de planificación tanto, si tenemos un trabajo, o estudios y nuestra meta están en ambientes ajenos a estos, requiere una mayor demanda de tiempo y esfuerzo por nuestra parte para lograrlo. De la misma forma que planificamos el tiempo de trabajo también lo hacemos con el tiempo de aprendizaje de vida e incluso con nuestro tiempo libre o de ocio. Como haciamos referencia una de las cosas que nos pueden provocar perder tiempo son las distracciones banales que no representan un aporte a nuestro objetivo.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?