INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

6.4. El ciclo del coaching nutricional

Selecciona el idioma :

Este video solo está disponible para los alumnos que han adquirido el curso
Transcripción

El coaching nutricional constituye una herramienta capaz de dotar a los individuos de conocimientos, habilidades y hábitos que incrementan su confianza y motivación para convertirse en entes activos del cuidado de sus hábitos alimentarios y lograr resultados extraordinarios en su calidad de vida.

Debemos tener bien claro que el coach nutricional no sustituye al nutricionista, éste es el único capacitado para efectuar la valoración del estado nutricional del paciente, y diseñar la pauta nutricional adecuada para cada individuo; el trabajo del coaching se añadirá para ayudar al paciente a alcanzar sus objetivos.

El coach no va a brindar soluciones mágicas, no va a decir lo que tienen que hacer, su función es ayudar a las personas a que piensen por si mismas, descubran sus potenciales, encuentren las soluciones a sus problemas y el camino a seguir para alcanzar sus propósitos.

El coaching nutricional, al igual que otras modalidades de coaching, debe realizarse siguiendo un proceso planificado en el que se van sucediendo diferentes etapas concatenadas entre si, para lograr que el cliente establezca sus propias metas y desarrolle un plan de acción para alcanzarlas.

En la siguiente gráfica se muestra una secuencia de 5 etapas, manera muy aconsejable de planificar el coaching nutricional, sobre todo cuando se transita el ciclo por primera vez; sin embargo, en algunas situaciones, el coach debe ser flexible y volver a etapas anteriores, para reorientar el proceso en función del logro de los objetivos.


Etapas del couching nutricional.

Evaluación de la situación actual: El coach debe evaluar la situación actual por medio de preguntas y de la observación. Las pautas a seguir para la formulación de las preguntas son las siguientes:

  • Las preguntas a formular por el coach deben hacer pensar, sentir o reaccionar al cliente, de manera diferente acerca del asunto que se trate. Deben contribuir a reconfigurar los puntos de vistas del cliente sobre el problema. Por ejemplo: Las personas saben cuáles son los hábitos alimentarios saludables, sin embargo pocos logran realizar cambios perdurables. En la mayoria de los casos el problema nutricional no se produce por falta de información, sino por la práctica de patrones y hábitos inadecuados fuertemente arraigados, que requieren que el cliente, piense, examine, sienta y se comprometa para lograr modificar su conducta.
  • Todas las preguntas deben planificarse con el fin de obtener una información concreta necesaria; por ejemplo, las personas que deciden realizar coaching nutricional, por lo general, han fracasado en intentos anteriores y están influenciadas negativamente por las recaidas reiteradas. Antes de cualquier proceso de coaching será necesario tener en cuenta estos aspectos para poder realizar una intervención oportuna.
  • Las preguntas deben ser abiertas ya que permiten que se materialicen las ideas y son más eficaces para generar responsabilidad. Las preguntas abiertas comienzan con adverbios o pronombres interrogativos como: Cuándo, quién, qué, dónde, cuál, cuales, para qué.
  • El coach debe practicar la escucha activa, enfocarse completamente en lo que el cliente dice o intenta decir, siguiendo las ideas de éste, demostrando respeto por sus intereses y necesidades.
  • Deben formularse preguntas encaminadas a valorar las emociones del cliente, e intentar que éste se haga consciente de ellas. Por ejemplo la mayoria de las personas con bajo peso u obesas, son victimas de prejuicios y discriminación, por ello, el coach debe ser consciente de estos estigmas para comunicar aceptación y seguridad al cliente, que lo ayuden a comprender y gestionar sus emociones con el fin de lograr mayor bienestar y calidad de vida.

Establecimiento de las metas: Para la determinación de las metas en los procesos de coaching nutricional se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El coach debe lograr que el coachee determine por si mismo las metas. Para establecer sus metas el cliente debe plantearse: ¿Para qué lo quiero lograr? y ¿Cuánto tiempo necesito?

Para la mayoria de las personas que solicitan el coaching nutricional, lo más importante es bajar o subir de peso lo más rápido posible. Sin embargo, el éxito del proceso se logra al tener en cuenta otros objetivos. El coach, utilizando técnicas interrogativas debe hacerlos reflexionar sobre la necesidad de lograr otras metas, como por ejemplo, la modificación de ciertos hábitos alimentarios, la práctica de actividad fisica y de un estilo de vida saludable.

Al establecer el tiempo necesario para el cumplimiento de la meta, es normal que se fijen plazos demasiado cortos, que no permitan lograr las metas como esperábamos; para evitar el desánimo, el cliente debe reconocer todo lo que se ha hecho hasta el momento y enfocarse en lograr el objetivo, con pasos más pequeños pero más seguros.

En el coaching se deben establecer metas finales y metas de desempeño o de desarrollo.

Las metas finales: En un proceso de coaching nutricional una de las metas finales podria ser: Conseguir una relación saludable con la alimentación para el resto de tu vida. Esta meta final se apoya en otras metas parciales o de desarrollo, como por ejemplo: Comer sin ansiedad y sin que te dominen los antojos.

Las metas de desarrollo: Son las metas que a nuestro juicio incrementan las posibilidades de alcanzar nuestra meta final. Constituyen herramientas imprescindibles para estimular la inspiración, la motivación y el desempeño. Además permiten el control y la evaluación periódica del proceso. Una meta parcial o de desarrollo en el ámbito del couching nutricional podria ser: Dejar de seguir patrones nutricionales poco saludables.

Las metas deben ser claramente comprendidas por todos y especificas; las metas rebuscadas o globales constituyen un freno para el desarrollo o desempeño del coachee.

Cuando no se logre el cumplimiento de algunas de las metas de desarrollo, el coach debe tener en cuenta los principios siguientes:

  • El coachee no fracasa intencionadamente, por lo que independientemente al logro de las metas, se debe resaltar la valia de lo realizado para recobrar la autoaceptación del individuo.
  • Continuar esforzándose por recuperarse de una derrota o fracaso en el logro de una meta, constituye una fortaleza para el proceso de coaching ya que brinda la oportunidad de aprendizaje y crecimiento para el coach y el coachee.

Estudio y elección de las alternativas disponibles: En este punto se debe crear una lista de las posibles alternativas. Para ello es más importante tener en cuenta la mayor cantidad posible de opciones que surjan que la viabilidad o factibilidad.

Los procesos de coaching se pueden debilitar cuando excelentes alternativas creativas, son rechazadas sustentándonos en conjeturas muchas veces falsas.

Para obtener un mayor número de opciones se deben tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Crear un ambiente adecuado para que el coachee pueda expresar todas sus ideas sin temor al rechazo.
  • El coach debe escuchar activamente todas las propuestas asi como el fundamento de su empleo.
  • El coach debe anotar todas las propuestas por orden de aparición sin establecer jerarquias o señalamientos a las que considere más adecuadas.
  • Después de confeccionar la lista de todas las alternativas consideradas por el coachee, se debe realizar la valoración de las ventajas y desventajas de cada idea, y evaluar su factibilidad. Para ello se recomienda asignar a cada opción una puntuación sobre una escala del uno al diez.
  • En caso de no lograr encontrar alternativas adecuadas, el coach puede sugerir al coachee alguna opción que considere; también puede indicarle la lectura o estudio de algún material que le permita tener en cuenta otras alternativas o sugerirle pedir la intervención del especialista en nutrición.

Elaboración de un plan de acción: El plan de acción divide las metas en pequeñas etapas, y constituye la guia para efectuar los cambios. La planificación del plan de acción ayudará tanto al coach como al coachee a comprender y definir todos los elementos necesarios para lograr las metas y facilitará el establecimiento de prioridades y la toma de decisiones.
Para la elaboración del plan de acción se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Se deben subdividir las acciones teniendo en cuenta las metas fijadas a corto, mediano y largo plazo. Asi se pueden sugerir planes anuales, mensuales, semanales y diarios, con el fin de realizar diariamente acciones que te aproximen a tu meta.
  • El plan de ...... Si quieres seguir con los estudios te ofrecemos una super oferta, podras acceder a todos los cursos de la web por un unico pago de ???

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?