INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

6.3. Vitamina E. Propiedades

Selecciona el idioma :

Por favor, inicia sesión para que tu progreso sea registrado. Sin iniciar sesión, podrás visualizar el video pero no se aumentará tu avance en el curso
Transcripción

La vitamina E está considerada como una de las 13 vitaminas esenciales para el organismo humano, esto se explica a raiz de los múltiples aportes que tiene la misma para nuestra salud. La vitamina E es tan importante que se ha usado en numerosos ensayos clinicos para combatir enfermedades como el Alzheimer, donde ha mostrado efectos paliativos hacia la misma. En estudios frente a las enfermedades hepáticas, ha logrado ser de utilidad para mejorar los sintomas de las mismas.

En la actualidad se sigue experimentando con este nutriente para medir sus efectos a largo plazo, pero ya contamos con resultados y evidencias que demuestran los graves perjuicios que puede traer para nuestro organismo padecer de deficiencia de la misma. Durante el desarrollo de la presente guia, estaremos profundizando más al respecto, ahondando en los numerosos beneficios que tiene este nutriente para nuestra salud. De igual manera repasaremos cuáles son sus fuentes de adquisición más recomendadas y los efectos nocivos de enfrentar una hipersuplementación de vitamina E.


Beneficios generales de la vitamina E

Entre los numerosos beneficios que la vitamina E puede aportarle a nuestro organismo se encuentran: gran mejoria y protección de nuestros órganos de la visión, por lo que el consumo de este nutriente es altamente recomendado para la prevención y mitigación de las enfermedades en la vista. La vitamina E también ha mostrado ser útil para el cuidado de la salud de nuestra sangre y el trabajo en el fortalecimiento de la salud de nuestro cerebro.

Algunos de sus efectos han sido relacionados a la salud de nuestra piel, mientras que es válido resaltar su alto poder como antioxidante, haciendo de este nutriente un elemento esencial para combatir los posibles daños a recibir por los radicales libres, moléculas estas, que atentan contra la estructura de nuestras células, pudiendo influir en la aparición de enfermedades como el cáncer.


¿Cómo adquirir vitamina E?

La vitamina E puede ser adquirida fácilmente mediante un plan nutricional bien balanceado y con altas cargas nutritivas. Podemos encontrar vitamina E en alimentos como: las almendras, el mani, algunos cereales fortificados, productos lácteos, aceite de oliva, la margarina, algunas carnes, entre otros. Es válido destacar que la mejor fuente de adquisición de este nutriente siempre será mediante la alimentación, pero que en caso de no poder mantener una dieta balanceada de alimentos ricos en este nutriente, podemos acudir a la suplementación como una alternativa bastante eficiente.
Respecto a la suplementación de vitamina E tenemos que señalar algo muy importante, los efectos que tiene este nutriente como antioxidantes se podrian ver reducidos en gran medida cuando accedemos a la vitamina E haciendo uso de este recurso.


Efectos por la hipersuplementación

La vitamina E es un nutriente bastante seguro para su suplementación, no obstante, los excesos de todo tipo de sustancias pueden ocasionar efectos secundarios no deseados. Algunos de los efectos del abuso de la vitamina E son: problemas cutáneos, sensación de fatiga o debilidad, diarreas o cólicos fuertes, náuseas, mareos, malestares generales, entre otros.

No debemos consumir altas dosis de vitamina E mediante suplementación, ya que al ser un nutriente fácilmente adquirible mediante los alimentos que ingerimos, puede resultar muy sencillo caer en una hipersuplementación por el exceso en su consumo. Aunque todavia no existen resultados cientificos concretos, se especula que puede haber cierta relación entre el abuso en el consumo de la vitamina E y la aparición de enfermedades como el cáncer de próstata o aumentar el riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiacas.

Recuerda que la clave en nutrición siempre será el balance, los excesos deben ser evitados para garantizar una adecuada salud en nuestro organismo.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?