INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

6.1. Vitamina A. Propiedades

Selecciona el idioma :

Transcripción

La vitamina A o retinol, como también se le conoce, es una de las vitaminas reconocidas como esenciales. Esto se debe a que los aportes que la misma confiere para nuestro organismo, son imprescindibles para el normal desempeño de las funciones biológicas de nuestro cuerpo. La importancia de la vitamina A es verdaderamente alta, sus beneficios se extienden a una serie de elementos sin los cuales tendriamos que enfrentar severas complicaciones para nuestra salud. Aprender acerca de este tipo de nutrientes nos ayuda a valorar la forma en la que nos alimentamos y el estilo de vida que sostenemos.

Durante el desarrollo de la presente guia, estaremos profundizando en algunas de las funciones básicas de la vitamina A y las propiedades que aporta para nuestra salud. De igual manera, repasaremos las fuentes principales de adquisición de la misma y algunos de los efectos nocivos que tiene la hipersuplementación de este nutriente para nuestro organismo.


Beneficios generales de la vitamina A

La vitamina A ofrece numerosos beneficios para nuestra salud, entre los que se destacan los referentes a la visión, es por ello que su suplementación suele ser indicada para aquellos que tienen problemas en la vista. Otros de los beneficios de la vitamina A es el referente a su alto poder como antioxidante, lo que nos ayuda a prevenirnos de los daños causados por los radicales libres. Este nutriente trabaja en el crecimiento y la división celular, a la vez que contribuye al fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.

Como podemos ver, la vitamina A tiene propiedades que la hacen ser de gran utilidad en el espectro general de nuestra salud, mantener niveles adecuados de esta puede ayudarnos a sostener una mejor calidad de vida en el tiempo.


¿Cómo adquirir vitamina A?

Entre los alimentos que destacan por su alto contenido de vitamina A se encuentran la zanahoria, la espinaca, algunos productos lácteos, el higado, entre otros. Intenta velar porque tus planes de alimentación incluyan algunos de estos alimentos en abundancia para cumplir con los requerimientos de este nutriente en tu organismo. En caso de que no logres programar un plan alimenticio que contenga cantidades suficientes de este nutriente, puede probar haciendo uso de los suplementos de vitamina A. Los suplementos orales de esta vitamina han demostrado una gran eficacia para combatir disimiles enfermedades pancreáticas y afecciones en los ojos. También son indicados para mitigar los efectos de otras enfermedades como el sarampión.

Respecto a los suplementos de vitamina A, debemos resaltar que no han mostrado muchos efectos en referencia a las propiedades antioxidantes de esta vitamina. Dicho esto, siempre que puedas escoger entre adquirir la vitamina A mediante la alimentación o mediante los suplementos, es mejor siempre la fuente de los alimentos.


Efectos por la hipersuplementación

La vitamina A, al igual que sucede con otras vitaminas, puede ocasionar efectos no deseados por la hipersuplementación. Intenta evitar el abuso de este nutriente y limitate a cumplir con los requerimientos diarios de tu organismo. Entre 900 microgramos (mcg) para los hombres adultos y 700 microgramos (mcg) para las mujeres adultas, será suficiente para cumplir con las demandas de tu cuerpo.

Entre los efectos provocados por la hipersuplementación tenemos la aparición de náuseas, vómitos, mareos, malestares generales, entre otros. En casos donde la hipersuplementación ha sido excesivamente alta se ha evidenciado malestares más severos como daños hepáticos, dolores en articulaciones y huesos, problemas e irritaciones en la piel, entre otros.

En caso de sufrir algunos de los efectos antes señalados mientras te encuentras bajo este tipo de suplemento, lo más recomendable será que consultes a tu médico para que evalúe las dosis que consumes a diario y pueda ajustarla a valores adecuados para tus requerimientos personales.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?