INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Estándar de un coach de vida efectivo

2024-04-05

Dedicarse al coaching de vida de forma profesional requiere del desarrollo de una serie de aptitudes previas, que te permitirán manejar con eficacia cada sesión de cara a los clientes, con el fin de optimizar los resultados y satisfacer las necesidades de estos. El coaching de vida es una profesión multidisciplinaria, por ende, no basta con cursar estudios propios del coaching, sino que se deben integrar otras materias si se desea formar un especialista integral.

Durante el desarrollo de la presente guía estaremos abordando algunas de las habilidades más importantes que debe desarrollar todo aspirante a esta profesión, si desea presentar un estándar mínimo de eficiencia y resaltar sobre su competencia.

Habilidades comunicativas

Las habilidades comunicativas son esenciales para todo coach, estas son las que potenciarán nuestro mensaje, facilitando que el mismo tenga el mayor impacto posible en nuestros clientes. La facilidad de hablar en público, saber escuchar, comunicar de forma sencilla los contenidos complejos, entre otras, son aspectos destacables en todo buen comunicador.

Desarrollar buenas aptitudes como comunicador es una tarea que requiere de tiempo y mucha práctica. No es sencillo intercambiar con extraños cuando no estamos adaptados a ello, debes salir de tu zona de confort y enfrentarte a estos escenarios de forma progresiva. Algunas personas poseen mayores facilidades para estas tareas, no obstante, por muy difícil que sea tu caso, todo radica en el empeño que pongas en tu día a día por superarte.

Procura aprovechar cada espacio para perfeccionar tus habilidades, no te frustres si te cuesta mucho al inicio, muchos de los grandes comunicadores del mundo fueron personas introvertidas que se vieron forzadas a mejorar y trabajar en su desenvolvimiento social. No tienes que aspirar a poder dar una conferencia ante cien personas el primer mes y que no te tiemble la voz, ve dando pequeños pasos que te vayan aportando seguridad en ti mismo.

Habilidades en marketing

No debemos olvidarnos que nuestro trabajo como coach es también nuestro negocio. En mercados tan competitivos como este, no es suficiente el hecho de que seamos muy buenos en lo que hacemos. Si no somos capaces de vendernos y llegar a nuestro cliente objetivo, nuestras capacidades como coach no serán de utilidad para obtener trabajo.

Dedicarse por entero a ofrecer un servicio al público, exige de nosotros que sepamos administrar y gestionar aspectos tan básicos como las ventas, las cuales al final son las que nos permiten ser sostenibles y seguir poniendo nuestros conocimientos al servicio de otros con eficiencia.

Empatía e interés hacia nuestros clientes

La forma en la que nos relacionamos con nuestros clientes dice mucho de aquello que despierta en nosotros la motivación para dedicarnos a lo que hacemos. Empezar este trabajo sin comprender que estamos tratando con personas y no con productos, podría conducirnos a un camino donde el aspecto humano pueda degradarse tras el ejercicio diario de nuestra profesión.

Las personas que se acercan a nosotros buscan asesoría, pero también afecto, comprensión y empatía. Independientemente de que pagan por nuestros servicios, quieren ver de nuestra parte un interés genuino, que sepamos apreciar su padecimiento y no solo nos interesemos por cobrarles.

Muéstrate interesado por satisfacer al máximo las necesidades de tus clientes y los beneficios llegarán solos. El trato hacia tus clientes es uno de los mayores diferenciadores que puedes usar de cara a tu competencia. Cuando realizas un adecuado seguimiento a los problemas de tus clientes y te vinculas de forma sincera para resolverlos de la mejor manera, dejas una huella de satisfacción que te otorga una ventaja considerable ante el mercado.