INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

El miedo al rechazo

2024-04-05

Cuando nuestro producto o servicio se encuentra próximo a salir al mercado, es normal que experimentemos cierto miedo al rechazo o a no tener la aceptación que esperamos. Si bien este sentimiento es muy normal, tenemos que aprender a manejarlo con inteligencia, para que no interfiera en el desarrollo de nuestro negocio. El rechazo debe ser aceptado como una posibilidad existente, no todas las personas tienen los mismos gustos ni tienen por qué valorar nuestro trabajo de igual manera.

No tienes por qué centrarte en complacer los deseos de todos, enfócate en los gustos particulares de tu nicho de mercado y recoge solo las opiniones que te resulten de utilidad para el perfeccionamiento de tu empresa. La crítica es una constante que siempre estará presente, independientemente de la calidad con la que trabajes. Aprende a lidiar con el rechazo y este dejará de ser un problema para tu empresa. En la presente guía estaremos hablando sobre el miedo al rechazo y cómo aprender a manejarlo para que no interfiera en los procesos de nuestro negocio.

No tienes que gustarle a todos. Céntrate en tus clientes

No tienes por qué pretender crear productos o servicios que cumplan con las exigencias de todos, por muy grande que pueda llegar a ser tu mercado, este siempre estará limitado por aquellos que comparten las mismas necesidades y buscan acceder a un estándar de calidad acorde a la soluciones que brinda tu empresa. Si intentas ofrecer algo que sea del agrado de todas las personas, lo más probable es que nunca llegues a especializar a tu clientela ni fidelizarla conforme a tu negocio.

Lo que para algunos puede ser un producto genial para otros quizás sea una mala opción, aquí interceden muchos factores como la calidad, el precio, las percepciones personales, entre otros. De la misma forma en la que tú ignoras los productos o servicios que ofrecen otras empresas, ya que no te parecen ser la mejor opción para satisfacer tus necesidades, a otros les sucede de igual manera con tu empresa, lo que no significa que tu producto o servicio no sean de calidad.

Responde a los gustos de tu cliente potencial

Tu mayor interés debe estar enfocado en identificar a tu cliente potencial y responder a los gustos de este. Tu cliente potencial es aquel para el que se ha diseñado específicamente tu producto o servicio. Este es el sector en el que debes enfocarte por agradar y no a toda la masa del mercado que pudiera generar opiniones negativas aun cuando no han interactuado con los servicios o productos de tu empresa. Si bien las opiniones del mercado son importantes, debes aprender a discernir entre las opiniones que te aportan un valor informativo y aquellas que son generadas por sectores que no son representativos de tu clientela.

Siempre tendrás críticas

Si hay algo que debes aceptar lo antes posible, es que hagas lo que hagas siempre tendrás críticas, independientemente de la calidad de tu producto o servicio. Ninguna de las empresas más grandes a nivel mundial, ni siquiera las que más venden al año, escapan de las críticas del mercado.

Debes aprender a lidiar con este fenómeno, porque una de las cosas que conlleva el exponerse al público es tener que aceptar los criterios de distintos grupos sociales que no tienen por qué compartir gustos, valores u opiniones. Si dejas que cada una de estas críticas afecte en la forma en la que trabajas, no lograrás apropiarte de ningún nicho del mercado, ya que por más que te esfuerces no podrás quedar bien con todos.