INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Aprende a manejar los problemas

2024-04-05

Los problemas son un factor muy presente en el desarrollo de cualquier proyecto de vida. Por mucho que planifiquemos de la forma más cuidadosa posible cada una de nuestras acciones, nada puede garantizarnos que obtendremos los resultados que deseamos. Aprender a manejar los problemas, es tarea fundamental de toda persona que desee mantener su progreso de forma estable, sin tener interrupciones a causa de bajones emocionales que atenten contra nuestra tranquilidad mental.

Durante el desarrollo de la presente guía estaremos abordando algunos de los elementos básicos que te pueden resultar de utilidad a la hora de gestionar tus problemas y administrar tus energías.

Analiza cada problema por separado

Cuando acumulamos muchos problemas en nuestro día a día, llegamos a percibirlos como una gran carga con la que no sabemos lidiar. Agobiarnos porque tenemos muchos problemas por resolver es una actitud muy común. Lo que sucede en estos casos, es que no somos capaces de separar los problemas y analizarlos de forma individual. Apreciamos todo el fenómeno en su conjunto y esto termina por aturdirnos y hacernos creer que son más significativos de lo que realmente son.

Llegado el momento donde los problemas se te acumulan, procura pensar en ellos de forma individualizada, de esta manera evitas que se mezclen asuntos que son de naturalezas distintas. Tu cerebro tiende siempre a agrupar, es por ello que nos puede resultar complejo ver a cada problema como un elemento independiente, con una relevancia particular en cada caso y que requerirá acciones distintas para solucionarlos.

Evita la parálisis emocional

La parálisis emocional es producida cuando la situación a la que debemos enfrentarnos nos supera. Es una especie de saturación donde nuestras emociones se desestabilizan. Esto conlleva a que transitemos hacia la procrastinación, dejando a un lado las tareas más importantes y asumiendo una conducta evasiva hacia la realidad. Si tus problemas no te dejan avanzar en un aspecto particular de tu vida, esto no es excusa para dejar de luchar por otras cosas que no se relacionen con tu problema actual.

Si lo dejamos todo de un lado a causa de una circunstancia desfavorable, lo más probable es que cuando el problema que nos detiene haya desaparecido, hayamos perdido la oportunidad de ir avanzando en otros aspectos.

Mantén el pensamiento racional

Como mencionábamos anteriormente, la parálisis emocional es uno de los muchos fenómenos que pueden ocurrirnos ante la inestabilidad emocional, a la hora de lidiar con nuestros problemas. No podemos esperar que en nuestras emociones se encuentre la respuesta a las dificultades que tenemos. Por muy complejo que resulte, debes ser capaz de dejar a un lado tu parte más emocional y centrarte en el pensamiento racional y analítico para superar las adversidades.

El pensamiento racional es el que te ayuda a tomar decisiones fundamentadas en los hechos concretos y no en las percepciones emocionales que tenemos sobre ellos. Existen numerosos ejercicios para mantener la mente calmada, tal es el caso de la meditación, donde aprenderás a controlar tus emociones para que estas no nublen tu juicio.

La mayoría de los problemas dependen del factor tiempo para encontrar una solución adecuada, tienes que aprender a ser paciente para no forzar resultados que pudieran llegar a ser contraproducentes para tus intereses. Tomar decisiones por impulsos solo conllevará a que aparezcan nuevos problemas o se agudicen los presentes, si sientes que no te encuentras en un estado emocional estable, lo mejor será que pospongas la toma de cualquier decisión hasta que sea tu lado racional el que esté decidiendo. Aprender a manejar los problemas es una tarea compleja, que comienza por educar a nuestra mente a tomar decisiones de la manera correcta.