top of page

1.6. PRINCIPIO DE LA DECORACIÓN 1

Captura (1).jpg

   Detalle:

   Fichero Apuntes........

APUNTES.xlsm

El conjunto de los elementos que componen las estancias interiores (espacio, mobiliario, iluminación y accesorios) se deben organizar siguiendo el orden lógico siguiente:


1°- Las necesidades funcionales.


2°- Los deseos de los clientes.


3°- Los criterios estéticos del decorador.


Para que la decoración logre transmitir valores estéticos, todos las partes o elementos deben integrarse en un todo siguiendo pautas de proporción, escala, equilibrio, armonía, unidad, ritmo y énfasis. Estos principios aunque deben tenerse en cuenta para mantener el sentido del orden en el espacio visual, no pueden adoptarse como reglas inamovibles de obligatorio cumplimiento.



1. La proporción

FormaLa proporción. La proporción es la relación de correspondencia que se establece entre cada una de las partes de un conjunto con el todo, o entre las diferentes partes entre sí. Este principio nos ayuda a considerar el tamaño relativo de los objetos. La correspondencia puede ser de magnitud, de cantidad o de grado.



MAGNITUD   CANTIDAD     GRADO

Se debe tener en cuenta que el tamaño aparente de un elemento depende de los tamaños relativos de los objetos que lo rodean. De manera general, se considera una decoración proporcionalmente correcta, cuando ningún elemento o atributo empleado es demasiado pequeño o demasiado grande.



2. La escala

Este principio está muy relacionado al de la proporción ya que también nos permite considerar el  tamaño relativo de los objetos, pero lo posibilita de una manera diferente. La escala se refiere a la relación del tamaño de los objetos con ciertos parámetros. Se pueden diferenciar tres tipos de escalas:



La escala mecánica: Se refiere al estimado que hacemos de un tamaño físico, teniendo en cuenta parámetros estandarizados. Por ejemplo: una lámpara de mesa puede llegar a medir hasta  de 75 centímetros de altura, mientras una lámpara de pie puede superar  los 150 centímetros. Por ello si estamos familiarizados con dichos parámetros no incurriríamos en el error de colocar una lámpara en el lugar de la otra.



La escala visual: Se refiere al estimado del tamaño que aparenta tener algo cuando lo comparamos con los elementos que lo rodean. Por ejemplo: si queremos colocar un solo cuadro en una pared, sus dimensiones deben estar en correspondencia con las dimensiones de la pared: una pared grande requiere un cuadro grande.



La escala humana: Se refiere al estimado de las dimensiones del espacio interior y de los objetos que contiene, teniendo como referencia las dimensiones humanas. Por ejemplo: la altura ideal para colocar un cuadro debe ser de 170 centímetros, altura que queda ligeramente por encima del nivel de los ojos de las personas de estatura mediana.


El decorador debe saber manejar una relación de escala adecuada para lograr el equilibrio entre todos los elementos que componen una habitación, pero no debe descartar la posibilidad de alterar las relaciones de escalas normales,  para atraer la atención sobre ciertos puntos u objetos de interés.



3. El equilibrio

El equilibrio visual del conjunto de objetos que compone un espacio interior con sus diferentes formas, tamaños, colores, texturas, posiciones y orientación, debe ser concebido teniendo en cuenta las tres dimensiones del espacio: alto, ancho y profundidad.


Existen tres tipos de equilibrio visual: simétrico, radial y asimétrico

El equilibrio simétrico (conocido como simetría axial o bilateral), consiste en organizar a un grupo de objetos de formas y tamaños idénticos en torno a eje imaginario central.


Generalmente el equilibrio simétrico trasmite estabilidad, tranquilidad y sosiego, sobre todo cuando está orientado en el plano vertical, constituyendo un mecanismo simple para organizar una o varias partes de un espacio.

El equilibrio radial consiste en la organización de los objetos alrededor de un elemento central. Esta distribución puede orientarse hacia el centro o hacia el exterior, permitiéndonos destacar el punto donde queremos que se concentre una mayor atención.



El equilibrio asimétrico, consiste en la incorporación de objetos diferentes en cuanto a tamaño, forma, color o posición relativa, dentro de la composición. Para alcanzar el equilibrio asimétrico el decorador debe combinar objetos que atraigan la atención (colores brillantes, formas atrevidas, texturas, etcétera) con objetos más grandes, menos llamativos y relativamente alejados del centro.

El equilibrio asimétrico es menos evidente que el simétrico y el radial, pero resulta más flexible, por lo que  se puede adaptar con mayor facilidad a las diversas exigencias del espacio y las funciones decorativas. Tiene la capacidad de transmitir movimiento, cambio y dinamismo.

El conjunto de los elementos que componen las estancias interiores (espacio, mobiliario, iluminación y accesorios) ...

< Temario
¿Hay algún Error o Mejora?

CARGANDO

linea2.jpg
bottom of page