top of page

1.5. FUNDAMENTOS DEL COACHING

Captura (1).jpg

   Detalle:

   Fichero Apuntes........

APUNTES.xlsm

1. La posibilidad del cambio

El coaching ayuda a las personas a identificar e impulsar los cambios que necesitan hacer para alcanzar las metas que deseamos. 


Constituye una esperanza que alienta a trazar un camino y seguir un plan de acción, para poco a poco ir alcanzándolo y sentir el bienestar interior.


El cambio es un proceso esperanzador que nos alienta a salir de una situación desfavorable, nos permite evadir obstáculos y encontrar nuevas oportunidades; sin embargo, implica retos, obstáculos y dificultades que pueden llegar a ser tan grandes que en ciertos momentos nos hagan dudar, detenernos, volver al lugar de inicio e incluso a un punto anterior.


El cambio es una ley universal que se cumple en todo el universo conocido aunque no nos percatemos; todo cambia por la ley de causa y efecto, es decir, por una causa previa; por lo tanto, el hombre debe intervenir para facilitar los cambios que desea y para evitar o retardar aquellos que no desea. También debe aprender a lidiar por un tiempo y después reponerse, de las tristezas, los enfados y otros sentimientos que sobrevienen cuando han ocurrido cambios no deseados.


Es normal sentir temor ante los cambios: la preocupación, la ansiedad, la tensión, y la irritabilidad son reacciones que se producen con frecuencia cuando intentamos cambiar; esto ocurre la mayoría de las veces cuando creamos falsas expectativas, pensando que el mundo exterior cambiará a nuestro antojo y conseguiremos aliviar de manera inmediata nuestro malestar. La opción de que otros cambien, puede resultarnos más sencilla, ya que evadimos nuestra responsabilidad; sin embargo, la transformación se producirá de manera más segura, si aceptamos que el cambio más importante, es el que logremos hacer 

en nosotros mismos.


Para lograr el cambio en nosotros mismos, tenemos que comenzar por cambiar los puntos de vistas a los que estamos aferrados, éstos nos mantienen siguiendo un modo de actuar rutinario que atrofia nuestras 

habilidades y talentos.


Debemos entender que el cambio forma parte de nuestras vidas, por lo que tenemos que intentar sacarle partido; involucrándonos en él y orientándolo eficazmente a nuestro favor para lograr nuestras metas.


2. Reconocimiento de nuestros potenciales

El proceso de coaching debe lograr que en cliente crea en sí mismo para que logre alcanzar resultados muy superiores a los que regularmente consigue. La mayoría de las personas tienen capacidades potenciales muy superiores a lo que suponen, estas capacidades se manifiestan únicamente ante algunas situaciones límites por las que atraviesan los seres humanos a lo largo de la vida.


Una vez que las personas son conscientes de la necesidad del cambio, es muy importante que crean en sus fuerzas para descubrir y sacar a la luz lo mejor de sí, en pos de conseguir sus objetivos y metas. El proceso de coaching se debe centrar en descubrir y desarrollar competencias y habilidades que los individuos aún no han descubierto por diferentes razones.


Encontrar el potencial de las personas resulta una tarea compleja para la propia persona, algunas no creen en su propio potencial ni en el de los demás individuos que lo rodean; otros se sienten confiados y se enfrentan al cambio, pero ante el más mínimo contratiempo, se rinden porque no consideran poseer las fuerzas necesarias para llegar hasta el fin.



3. Toma de conciencia

Para que el cliente sea capaz de operar un cambio real y sostenido de su comportamiento, es necesario que se dé cuenta de lo que le sucede y por qué le sucede. La toma de conciencia implica, entendernos mejor, descubrir nuestras emociones, saber el porqué de nuestros pensamientos y de las actuaciones que realizamos.


Tomar conciencia no garantiza que el cambio se realice, sin embargo sin “darse cuenta” es prácticamente imposible que el cambio se produzca. Debemos darnos cuenta de todo lo que nos sucede para entendernos mejor e intentar cambiar lo que creamos necesario. El coach ayuda a desarrollar la autoconciencia del cliente a través de preguntas y reflexiones que promuevan su autoconocimiento y su autorresponsabilidad.


Debemos reflexionar sobre quiénes somos, para entender que cosas realmente queremos, y cuales deseamos cambiar porque no nos gustan. Asimismo, desde el autoconocimiento se logra reconocer nuestras fortalezas y debilidades, permitiéndonos plantearnos objetivos acordes con nuestras capacidades, valores y sentimientos.



4. La responsabilidad

La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de las personas para afrontar de la manera más positiva e integral las situaciones que nos suceden en la vida. La responsabilidad se manifiesta no solo en la capacidad de tomar las decisiones de manera consciente, sino también de asumir las consecuencias que tengan esas decisiones.


Muchas personas están conscientes de la situación en que se encuentran y se creen capaces de poder resolverlas, sin embargo carecen de responsabilidad para iniciar el camino de la superación y el crecimiento. El coach debe incentivar el desarrollo de este valor en el cliente, motivándolo a reconocer y responder ante sus propias inquietudes, a mejorar sin límites con sus propios recursos los resultados de sus acciones y asumir las consecuencias de sus faltas.


Las personas que no asumen su responsabilidad sobre las cosas que suceden que están bajo su control, y justifican o echan la culpa a los demás de sus malas acciones, acaban siendo víctimas de una vida descontrolada, esclavos de los vicios y defectos que proliferan en su vida, ante su incapacidad para enfrentarlos y desterrarlos para siempre.



5. Establecimiento de la relación

Entre el coach y el coachee o cliente se debe lograr una estrecha relación profesional que surja de manera natural a partir de una alianza en pos de alcanzar un objetivo. Para que surja y se establezca la relación adecuada se deben tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Ambas partes deben contar con un alto nivel de       motivación para comprometerse en la participación activa en el programa       de coaching.

  • La relación debe ser muy estrecha, sin dejar       de ser una relación profesional conducida por el coach.

  • La relación se debe basar en la sinceridad, la       honestidad, el respeto mutuo y la confidencialidad de la información.

  • El coach debe administrar las expectativas de       su cliente objetivamente. Es decir, el coach no puede motivar al cliente       prometiéndole cambios milagrosos o inalcanzables.

  • Se debe crear el ambiente propicio para       expresar emociones y sentimientos profundos, en los que el coach debe       involucrarse sin llegar a quedar atrapado, para mantener su capacidad de       orientador objetivo.

  • El coach debe recolectar la mayor cantidad de       información posible de su cliente en las distintas áreas de su vida (las       relaciones afectivas, la familia, el trabajo, la recreación), así como de las formas de expresar sus       ideas y sentimientos (el vocabulario, la entonación, su postura, sus       expresiones faciales, etc.

1. La posibilidad del cambio

< Temario
¿Hay algún Error o Mejora?

CARGANDO

linea2.jpg
bottom of page