top of page

2.5. AUTOCONTROL

Captura (1).jpg

   Detalle:

   Fichero Apuntes........

APUNTES.xlsm

El autocontrol es la capacidad que poseen ciertas personas para regular sus impulsos, moldear su comportamiento y controlar sus emociones en situaciones que le apartan de su zona de confort. Esta habilidad es de suma importancia, porque nos permite interactuar en situaciones complejas y hostiles. Todos podemos desarrollar el autocontrol si trabajamos lo suficiente para ello, claro está que no es sencillo, pero si te lo propones lo podrás conseguir tarde o temprano.


En la siguiente guía estaremos abordando algunas recomendaciones básicas para que comiences a implementar el desarrollo de esta habilidad en tu día a día.



1. No actúes motivado por las emociones

Las emociones son una de las causas fundamentales tras la toma de una gran cantidad de decisiones que hacemos a diario. Cuando somos motivados por las emociones estamos actuando bajo el lado más irracional de nuestro cerebro. Emociones como la ira, alegría, miedo, entre otras, pueden nublar nuestro juicio con gran facilidad, haciendo que valoremos determinadas conductas como correctas cuando no lo son.


En numerosas ocasiones hemos tratado mal a alguien o realizado determinada acción solo porque estamos molestos, sucede que esa molestia desaparece con las horas y comenzamos a sentirnos mal tras meditar nuestros actos. Esto significa que no fuimos racionales en nuestras decisiones, sino que actuamos motivados por nuestro lado más emocional.


Aprende a controlar tus emociones y mejorarás en tu autocontrol.



2. El estoicismo ante la toma de decisiones

El estoicismo es una filosofía de vida que radica en apartar todo lo que pueda influir en nosotros. Es como un bloqueo emocional permanente ante cualquier afectación externa que intente incidir en nuestro estado anímico o bienestar emocional. Practicar el estoicismo en la toma de decisiones te permitirá ser una persona razonable y tomar decisiones más certeras, apegadas a la lógica y no a las emociones.


Ser una persona estoica requiere de mucho trabajo, no se trata de no sentir ninguna emoción o convertirse en alguien frío, sino que aunque sabes que estás sintiendo algo, no permitirás que eso que sientes afecte las decisiones que debes tomar.



3. Mantente calmado. Evita los impulsos

Mantener la calma es algo más complejo de lo que parece, las vicisitudes del día a día suelen sacarnos de nuestra zona de confort haciéndonos perder la tranquilidad que teníamos. Existen muchas formas de aprender a trabajar en la paz mental y emocional, una de ellas es practicando yoga o meditando. 


Independientemente de la vía que sigas para lograrlo, debes saber que mantener la calma es fundamental a la hora de evitar actuar bajo impulsos. Los impulsos son situaciones y emociones temporales que nos hacen actuar sin considerar las consecuencias o planificar una estrategia previa.


Cuando somos impulsivos nos movemos sin un plan, sin valorar riesgos ni meditar sobre las futuras consecuencias de nuestros actos. Las personas impulsivas no se toman el tiempo necesario para planear alternativas más eficaces, solo hacen lo que tienen deseo en el momento que les surge. Dentro de los negocios y los aspectos sociales más básicos, ser impulsivo supone pagar un precio muy alto, una mala decisión en la gestión de tu empresa puede costarle la quiebra, suceso que pudiera ser evitado fácilmente si se hubiese razonado un poco al respecto.


Trata de controlar tu mente y crea tu propio espacio de calma, no dejes que nada ni nadie te saque de ahí, menos cuando estás tomando decisiones importantes. Si sientes que no es un buen momento, pospone todo lo que tengas que hacer hasta volver a ese estado de bienestar emocional. Será trabajoso al inicio, pero con mucha práctica y persistencia lo lograrás.

El autocontrol es la capacidad que poseen ciertas personas para regular sus impulsos, moldear su ...

< Temario
¿Hay algún Error o Mejora?

CARGANDO

linea2.jpg
bottom of page