top of page

4.10. EL LIDERAZGO EN LOS NEGOCIOS

Captura (1).jpg

   Detalle:

   Fichero Apuntes........

APUNTES.xlsm

Un líder es un agente de cambio. Lo define su capacidad de trabajo, su conocimiento y su habilidad para resolver problemas. Un cargo no implica automáticamente una capacidad de liderazgo.


Un líder orienta a su equipo en una dirección y los inspira, los desafía y los motiva para que alcancen metas comunes. Está dispuesto a crear las condiciones y ayudar para que cada miembro del equipo consiga un alto desempeño. Puede aunar los intereses de las personas. No tiene todas las respuestas pero tiene un pensamiento estratégico que les permite encontrar la mejor solución.


Hay rasgos de liderazgo que una persona puede tener de forma natural y puede estar más o menos predispuesto para ejercerlo, pero se ha demostrado que aún en ese caso un líder necesita perfeccionar sus habilidades y encontrar un entorno propicio para alcanzar su verdadero potencial. Un espacio donde las personas reconozcan sus dotes y les confieran autoridad personal, si no formal.


Afortunadamente desarrollar habilidades de liderazgo está al alcance de todos, la mayoría puede aprenderlas si les dedica tiempo y esfuerzo. Depende mucho de descubrir y desarrollar esos rasgos que te permitan encontrar tu propio estilo de liderazgo.



1 Diferencia entre autoridad formal y liderazgo

La autoridad formal está dada por el cargo, el rol o la función que se desempeñe. Se impone y es externa en el sentido de que es otorgada por el negocio para conseguir ciertos objetivos dispuestos de antemano. Esta establecida para cumplir las normas. Hay una necesidad de que alguien ejerza el mando para garantizar que todo fluya y agilizar las gestiones, ser productivos. Una autoridad es capaz de dar respuesta a problemas conocidos.


El liderazgo por su parte tiene una autoridad personal, que inspira respeto y admiración. Ostenta un poder informal que es otorgado por las demás personas gracias a las cualidades del líder, a su capacidad para pensar fuera de la caja, a sus valores y a sus dotes de comunicación. Lo siguen y lo reconocen como líder, incluso si la persona no se propuso liderar.


La autoridad formal puede o no incluir liderazgo y viceversa. En la actualidad las empresas y negocios invierten mucho para desarrollar las habilidades de liderazgo en aquellas personas que van a ocupar cargos importantes y de alta responsabilidad. Igualmente es una capacidad muy preciada a la hora de contratar nuevos prospectos.


Los líderes son los más indicados para generar un cambio, tanto de acción como de pensamiento. Las personas se sienten a gusto, escuchadas y representadas, y por tanto aumenta su rendimiento.


La capacidad de resolver nuevos retos e influir en los demás para trabajar juntos es la prueba definitiva para identificar si la autoridad formal es también un líder. Tiene que ser capaz de salir de su zona de confort y afrontar nuevos desafíos.



2 Relación del liderazgo con el poder

El poder no es solo tener la capacidad para hacer algo sino influir en las demás personas y en sus decisiones. El poder que tiene un líder es una herramienta que debe saber utilizar si quiere ser eficaz a largo plazo.


El poder puede ser legítimo, represivo, transformador, proactivo. Puede ser concedido por una autoridad, por la experiencia, por el conocimiento o el nivel de influencia y de conexión. Se puede utilizar para recompensar y/o castigar.


Mayormente se relaciona a los líderes con su nivel de influencia y no con su poder, quizás por la connotación negativa que puede tener el término, pero no deja de ser un tipo de poder. La influencia es concedida voluntariamente, se utiliza la persuasión y se sostiene en el tiempo.


Un buen líder debe encontrar un punto de equilibrio en el nivel de poder e influencia que ejercerá, sobre todo si combina su autoridad personal con un cargo determinado.



3 Encuentra tu estilo de liderazgo

¡Estás dispuesto a ser tu propio jefe! ¡Conseguiste el ascenso que tanto querías! ¡Finalmente puedes hacer realidad el proyecto que tanto tiempo llevas preparando! Todas estas metas son bastante populares y lo que todas tienen en común es que tendrás que relacionarte con otros. Difícilmente puedas tener éxito solo, no a largo plazo ¿Tendrás personas a tu cargo? Esto te otorga autoridad y conlleva una responsabilidad. Vistas y analizadas las ventajas que trae para el trabajo en equipo la práctica del liderazgo, es natural que pienses en cómo vas a conseguir esa anhelada influencia.


Pero ¿Qué pasa si no te sientes cómodo en ese rol? Quizás te sientas más cómodo en un segundo plano. Quizás estés convencido que no tienes lo que hace falta, que no eres un líder natural.


Los líderes no están cortados todos con la misma tijera aunque tengan cosas en común. Debes trabajar para identificar las características en ti que puedes potenciar y las que tienes que superar. Crear tu propio estilo de liderazgo 

puede llevar un tiempo.


Seguramente hubo ocasiones en tu vida en la que tomaste ese rol sin proponértelo, era necesario y lo hiciste. Tienes que reconocer cuando has actuado como líder en el pasado y analizar cómo te fue. Tal vez la causa de tu incomodidad se encuentra ahí. Las personas no te perciben como líder, o quizás en el pasado quisiste ser líder y no salió bien, o la gente no te aceptó. 

Reflexionar sobre esas experiencias pasadas y mirarlas desde el prisma del presente puede ayudarte a superar esa barrera autoimpuesta.


Concientizar todo lo que has aprendido de esas vivencias, reconocer que las habilidades de liderazgo pueden aprenderse y descubrir las cualidades y rasgos que puedes explotar para desarrollar tu propio estilo de liderazgo.


Si no tienes ninguna experiencia práctica es mejor comenzar por tomar un rol más activo en los entornos que te son familiares y evaluar cómo te va. Mientras más te adueñes de ese nuevo concepto, lo interiorices y lo vivas, más conectarás con los demás y cambiarán su perspectiva con relación a ti. No solo será algo que haces como parte de tu trabajo, sino que será parte de tu personalidad.



4 Rasgos naturales que se asocian al liderazgo

Entre las características que asociamos a los llamados líderes naturales están:

Actitud extrovertida: son el centro de la atención, caen bien por su sinceridad y espontaneidad, suelen ser afectuosos.


Tolerancia: son tolerantes con las opiniones de los demás y no se obsesionan con el rechazo o las opiniones negativas. Respetan las ideas de los demás aunque no coincidan con ellas.


Empatía: no tienen dificultad para ponerse en el lugar de la otra persona, en sus circunstancias y ver las cosas a través de sus ojos.


Inteligencia: es bastante obvio que la capacidad para aprender, entender, razonar y tomar las decisiones más adecuadas es un rasgo que todo líder debe poseer.


Observación: se dan cuenta de lo que sucede a su alrededor y la interrelación de las cosas.


Independencia: no suelen seguir a otros, les interesa lograr sus objetivos por su cuenta y bajo sus términos.


Curiosidad: son naturalmente inquisitivos, les gusta preguntar e investigar hasta entender del todo la situación.


Ambición: evitan quedarse atascados, tienen un deseo intenso de conseguir lo que se proponen por muy difícil que sea.


Temeridad: son atrevidos, están dispuestos a tomar riesgos. Están dispuestos a salir de su zona de confort.


Energía: tienen una voluntad fuerte y son impulsivos. Son activos y suelen transmitir ese estado de ánimo.


Dedicados: con una gran capacidad de trabajo y aplicación en lo que hacen.



5 Habilidades que tiene un buen líder

Aparte de los rasgos naturales que se puedan tener y que te ayuden a alcanzar el liderazgo hay ciertas habilidades que se aprenden. Mencionemos algunas:

Capacidad de motivar a los demás: ¿Cómo sino mantener la mira en el objetivo a cumplir? Motivando a los demás a aprender y a realizar sus tareas con autonomía y confianza. Tratando de no imponer, más bien inspirar.


Capacidad para empoderar a su equipo: deja espacio para el crecimiento personal. Les demuestra lo que valen y les da libertad de acción. Reconoce sus logros.


Capacidad de afrontar nuevos desafíos: Asume y convence a los demás de asumir riesgos necesarios para resolver los problemas.


Capacidad de comunicación: es un elemento clave para el correcto desempeño de cualquier rol. El poder de comunicar claramente y transmitir lo que se quiere. Un líder siempre busca la forma de que la comunicación sea personal para el receptor.


Desarrolla la inteligencia emocional: Mide el impacto de sus respuestas y reacciones en los demás y prioriza un ambiente de bienestar. Está atento a los demás y a las diferentes aristas de cada situación.


Capacidad de gestión: demuestra habilidad para resolver problemas y crea las condiciones para que la gestión sea exitosa. No significa que lo sepa todo pero tiene herramientas y recursos para orientar y encontrar las respuestas.


Capacidad de superación: se preocupa por la formación propia y la de los demás. Se mantiene actualizado de los cambios de su sector así como de las tendencias tecnológicas, de información, de mercado, etcétera. Y lo comparte con los demás para que estén al día.


Promueve interrelaciones sanas: interactúa de forma natural y respetuosa con los demás, no importa el cargo que ocupen.


Capacidad de delegar: proporciona la información necesaria y suficiente para que se realice la tarea delegada, manteniendo un seguimiento adecuado sin limitar las capacidades del otro.

Un líder es un agente de cambio ...

< Temario
¿Hay algún Error o Mejora?

CARGANDO

linea2.jpg
bottom of page