top of page

5.3. EL COACHING PARA LA PÉRDIDA DE PESO

Captura (1).jpg

   Detalle:

   Fichero Apuntes........

APUNTES.xlsm

Existe un importante sector de la población, interesado en bajar de peso, una parte de ellos, considera que la mejor manera de hacerlo, es siguiendo los consejos de los expertos en medicina y nutrición; otros por el contrario, piensan que no es necesario acudir a un profesional de la salud para lograrlo; corriendo el riesgo de seguir una dieta ineficaz o peligrosa, que en lugar de mejorar su calidad de vida, ponga en riesgo su salud.


Para eliminar los kilos de más, no basta con ponerse a dieta una temporada, sino de realizar cambios en el estilo de vida que nos permitan reducir el peso y mantenerlo después. Para lograrlo, debemos contar con la motivación y la concienciación por el cuidado de la salud; además, es necesario el apoyo del entorno familiar y la orientación y valoración de un personal sanitario cualificado.


La opinión de los expertos y la experiencia cotidiana, demuestran que en los procesos de pérdida de peso, las recaídas suelen ser frecuentes por ser tratadas a través de ajustes dietéticos y la práctica de ejercicios, sin tener en cuenta los componentes psicológicos y los hábitos alimentarios inadecuados subyacentes.



1. Principales características que distinguen el proceso de coaching nutricional para la pérdida de peso:

La pérdida de peso a través del proceso de coaching nutricional está basada en la adquisición de buenos hábitos alimentarios, para favorecer por un lado el desarrollo de una vida saludable; y por otro, para forjar un nuevo carácter en el individuo, que lo impulse al logro de sus objetivos.


El proceso de coaching nutricional contribuye a crear y fomentar motivaciones personales efectivas, teniéndose en cuenta que las recaídas en los intentos por bajar de peso, no ocurren en muchos casos por desconocimiento, sino, porque la escasa motivación, lejos de potenciar los buenos resultados, se convierte en freno, provocando desaliento y sentimientos de fracaso, haciendo que las personas recurran nuevamente a los viejos hábitos poco saludables, recobrando rápidamente el peso perdido.


Se establecen metas bien definidas y realistas. La meta final y las metas de desempeño o parciales, juegan papeles distintos en el proceso de coaching nutricional:


Las metas finales en el proceso de coaching deben proporcionar la inspiración y la motivación. Aunque su realización no se produzca a corto plazo, debe existir la certeza de su concreción; para ello se deben establecer metas de desempeño o parciales que permitan llegar al cumplimiento de las metas finales de la mejor manera posible.


Las metas de desempeño o parciales deben constituir la guía para llegar a la meta final; deben ser claras y medibles, para poder establecer compromisos y responsabilidades; además, deben constituir un medio fiable para evaluar el progreso.


Se realiza el reconocimiento periódico de los logros del cliente. Cuando se 

destaca el cumplimiento de importantes objetivos parciales, y se reconocen el sacrificio y el buen trabajo del coachee, se activan las motivaciones, para que continúen animando el proceso de cambio.



2. Requisitos nutricionales de la alimentación durante los procesos de coaching.

Los alimentos deben garantizar el suministro de todos los nutrientes necesarios, sin exceder los niveles de energías que nuestro organismo necesita.


Se deben tener en cuenta al confeccionar la dieta, aspectos individuales, como el estado de salud, la cantidad de peso que se necesita reducir, la edad y el sexo.


Se deben consumir diariamente alimentos de gran densidad de nutrientes, como leche descremada, verduras y hortalizas.


No deben cambiar drásticamente nuestros hábitos alimentarios.


Se deben adoptar hábitos más saludables, pero poco a poco, para lograr la adecuada aceptación.


La reducción del peso debe ser a largo plazo, para evitar dietas muy restrictivas que no aporten los niveles de nutrientes necesarios.


Deben planificarse actividades físicas que ayuden en la reducción del peso y a mantener la masa muscular, que tiende a disminuir cuando se consumen dietas hipocalóricas.



3. Papel de la actividad física en el proceso de coaching nutricional para la pérdida de peso.

Contribuye a mantener el balance energético adecuado entre las calorías que se ingieren y las que se gastan, aspecto fundamental en el control del peso corporal.


La práctica de deportes o la realización de actividades físicas, provoca una mayor sensación de bienestar general, evitando la aparición de ansiedad, depresión, y otros estados de ánimo que favorecen la ingestión descontrolada de alimentos.


El ejercicio físico realizado regularmente mejora la auto-estima del individuo, facilitando las modificaciones en el estilo de vida y los patrones de consumo.


Uno de los principales inconvenientes de las pérdidas de peso, es la reducción de 

la masa muscular. Para evitar la pérdida de masa muscular, se recomienda la realización de actividades físicas por más de treinta minutos diarios. Ejemplo: La realización de ejercicios aeróbicos.



4. ¿Cómo fortalecer la motivación?

A lo largo del proceso de coaching debemos preguntarnos para qué queremos perder peso: para sentirnos mejor, para vernos más atléticos, para no recibir las críticas de nuestra pareja, etc.


Cada mes hazte algunas fotos para observar el cambio logrado en tu cuerpo, esto te permitirá reconocer que poco a poco Si quieres seguir con los estudios te ofrecemos una superoferta, podrás acceder a todos los cursos de la web por un único pago de 55€.

Existe un importante sector de la población, interesado en bajar de peso, una parte de ...

< Temario
¿Hay algún Error o Mejora?

CARGANDO

linea2.jpg
bottom of page