INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

5.6. Iluminación residencial

Selecciona el idioma :

Por favor, inicia sesión para que tu progreso sea registrado. Sin iniciar sesión, podrás visualizar el video pero no se aumentará tu avance en el curso
Transcripción

Además los efectos estéticos al ubicar las luminarias, el decorador debe proporcionar la cantidad y calidad de luz necesaria en cada uno de los espacios, para que el cliente perciba la seguridad y el confort luminoso del hogar durante la realización de sus actividades diarias.

Aunque en la iluminación residencial siempre jugará un rol predominante el gusto del cliente, existen ciertos requisitos que se deben considerar para garantizar el bienestar y el rendimiento de las personas en sus quehaceres cotidianos; en esta presentación nos referiremos a ellos teniendo en cuenta las funciones que generalmente se realizan en cada una de las habitaciones de la casa.


Iluminación de la sala de estar o salón

Generalmente la sala de estar y el salón deben tener un aspecto claro y luminoso, con un nivel de iluminación general media de unos 200 lux, para lo cual es aconsejable emplear luminarias de diferentes caracteristicas, por ejemplo: luminarias empotradas en el techo ─downlights─, luminarias colgantes y apliques o lámparas decorativas.

Es recomendable repartir los encendidos de diferentes grupos de luminarias para que no sea necesario encender completamente el salón cuando no sea necesario. Por ejemplo, se puede diseñar un circuito especifico con una intensidad entre 60 y 70 lux para ver la tele.

Para generar dinamismo se pueden combinar diferentes patrones de difusión e intensidad luminosa, haciendo que las luces colgantes y los apliques tengan variadas formas de distribución indirecta, semidirecta, difusa, etcétera.

Se pueden emplear luminarias y proyectores que iluminen algunas zonas de las paredes y el techo con luces blancas más cálidas de 3000 k aproximadamente; también se pueden emplear pequeños spot led que concentren la luz sobre algunos objetos, cuadros, detalles, etcétera.


Iluminación del comedor

El comedor en muchas viviendas está integrado a la sala, haciéndose necesario enfatizar el carácter más intimo de este espacio, por lo que además de la iluminación general que aportan las lámparas empotradas o semiempotradas en el techo, se debe emplear otra lámpara que aporte una luz puntual sobre la mesa.

Una solución muy usual es colocar una o varias luminarias colgadas sobre la mesa que aporten un nivel de iluminación que se pueda regular según el momento, por ejemplo: durante la comida, la luz puede ser blanca ligeramente cálida e intensa y cuando no se usa la mesa el área pelmaceria iluminada con una luz tal vez más cálida y menos intensa.


Iluminación de la cocina

La cocina es el espacio que requiere una mayor atención a la hora de planificar la iluminación de una vivienda por la variedad de tareas que en ella se realizan diariamente, tanto en horarios diurnos como nocturnos.

En la cocina aunque se deben emplear al menos dos tipos de iluminación diferentes, ambas deben ser lo más clara posible para identificar con facilidad cualquier modificación en el color de los alimentos. Aqui también es recomendable repartir los encendidos de diferentes grupos de luminarias para que no sea necesario encender completamente la cocina cuando no sea necesario.


Sistemas de iluminación empleados en la cocina

Sistema de iluminación general: Debe aportar unos 300 lux de manera uniforme en todo el espacio para que permita encontrar las cosas con facilidad, incluso dentro de las alacenas ─armarios─. Siempre que la posición del techo sea horizontal y el mobiliario lo permita, se emplean luminarias empotradas o semiempotradas en el techo.

Sistema de iluminación puntual: Debe aportar entre unos 500 y 600 lux alrededor de las superficies donde se elaboran los alimentos. Se deben ubicar de manera tal que eviten la proyección de sombras sobre la superficie de trabajo; asi como el deslumbramiento de las personas que se encuentren en el área.

Para aprovechar el espacio estas lámparas se suelen colocar empotradas en el fondo de los armarios altos o de otras estructuras como mesetas o repisas. Cuando se encuentran más aisladas se pueden colocar lámparas reflectoras.

Sistema de iluminación de ambiente o zonal: Cuando en la cocina se destina un área a comedor o simplemente se coloca una mesa para desayunar, ésta se puede ambientar de la misma forma que recomendamos hacerlo, cuando el comedor se encuentra en el área de la sala; sin embargo, aqui la fuente de luz debe ser muy clara, ya que una luz cálida podria interferir en la apreciación del color de los alimentos que se están preparando.


Iluminación de los baños

Lo primero que debemos tener en cuenta al planificar la iluminación del baño es la seguridad, por lo cual se recomiendan luminarias led alimentadas por circuitos eléctricos cuya tensión no supere los 12 volts y se empleen conectores IP68, diseñados especialmente para entornos húmedos.

En los baños además de la iluminación general es necesario diferenciar las dos zonas de iluminación siguientes:

  • La zona del tocador, el espejo y el lavabo: Se debe iluminar desde diferentes puntos con una luz muy clara e intensa, de forma tal, que al pararnos frente al espejo sobre la cara incidan los rayos de luz sin que se produzcan sombras o zonas oscuras. Este efecto se puede lograr con la colocación de apliques a ambos lados del espejo.

  • En esta zona además se deben emplear otras luminarias secundarias que contribuyan a crear un ambiente más cálido. Una de las variantes podria ser emplear tiras led de colores, ocultas tras las molduras del espejo que iluminen todo su contorno.
  • La zona de la ducha o la bañera: Generalmente en esta zona la iluminación se realiza empleando lámparas empotradas en el techo y las paredes. Las fuentes de luz deben ser más cálidas para que transmitan un ambiente más confortable, además se pueden crear diferentes efectos de colores, empleando tiras de leds o spots leds situados en diferentes puntos del espacio.

Iluminación de los dormitorios

Muchos dormitorios además de la iluminación general y la iluminación puntual en la cabecera de la cama, requieren de otros tipos de iluminación para otras zonas de la habitación en dependencia del mobiliario, por ejemplo: para ver la televisión y para el tocador.

Siempre debe ubicarse un control de todas las fuentes de iluminación en la cabecera de la cama, incluso el de la iluminación general de la habitación, aunque esta fuente debe ser controlada también, desde un lugar próximo a la puerta principal de la habitación.

La iluminación en la cabecera de la cama debe disponer de dos formas de alumbrado, uno directo para la lectura y uno difuso para ambientar el espacio cuando se realiza otra actividad.

Los dormitorios de niños, especialmente los de bebes tienen que poseer una buena iluminación general (de alrededor de 300 lux). Salto de página.

Iluminación áreas comunes

Las áreas comunes incluyen los recibidores, pasillos, escaleras y otros sitios de tránsito. La luminosidad general en esos espacios debe ser de 150 lux aproximadamente, para que las personas perciban el adecuado confort y seguridad al transitar por ellas; los espacios comunes mal iluminados pueden ser fuentes de accidentes y sensaciones deprimentes.

Al diseñar la iluminación de estas áreas debemos considerar los niveles de luminosidad de los recintos contiguos, de manera tal, que no se produzcan contrastes significativos que perjudiquen la visión.

En estos espacios se debe romper la monotonia de la iluminación general colocando apliques decorativos u otras luminarias que ayuden a resaltar cuadros, esculturas o plantas convenientemente distribuidas.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?