INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

5.5. Diseño de la iluminación

Selecciona el idioma :

Transcripción

Para lograr que la iluminación de una estancia cumpla con los requisitos técnicos y estéticos requeridos, el decorador debe comenzar por realizar una buena planificación o diseño del alumbrado, que le ayude a materializar su idea decorativa.

En esta presentación les ofrecemos una serie de parámetros que se deben tener en cuenta para lograr una buena distribución luminosa con bajos niveles de deslumbramientos que le permitan a los usuarios satisfacer sus necesidades visuales y disfrutar de ambientes seguros y agradables.


Parámetros a tener en cuenta para obtener una buena distribución luminosa en los espacios interiores

  • Las actividades que se desarrollaran en el recinto: Dependiendo de esto se establecerá el nivel de iluminación general y se determinará si es necesario emplear diferentes sistemas o zonas de iluminación. Por ejemplo en una cocina, podria ser necesario implementar una o más áreas de iluminación puntual.
  • Las fuentes de luz natural: Con el fin reducir los gastos de energia y alargar la vida útil de las luminarias, el decorador debe recomendar el empleo de la luz puntual sobre algunas zonas de la estancia poco iluminadas durante el dia, para que no sea necesario encender el alumbrado general que se emplea durante la noche.
  • Las dimensiones y formas de la estancia: Se deben tener en cuenta las dimensiones principales del espacio y sus formas para seleccionar el tipo de luminaria a emplear. Por ejemplo: en las habitaciones que poseen techos inclinados o que forman arcos o cúpulas, se recomienda el empleo de luminarias colgantes, para que resulte más sencillo lograr el equilibrio luminoso en todo el espacio.
  • El grado de luminosidad de las grandes superficies: El grado de luminosidad como ya vimos en este curso, es la parte de la energia luminosa que se refleja en la superficie iluminada; depende del color, el tono y la textura de la misma. Este parámetro debe ser considerarlo sobre todo, cuando alguna de las superficies principales está recubierta por un elemento decorativo permanente (madera, mármol, cerámica, etcétera) cuyo color, tono o textura pueda reducir o amplificar la luminosidad significativamente.
  • La altura a la que se encuentran las superficies de trabajo: Es necesario especificar la altura a que se encuentran los planos donde se realizan actividades que requieran un nivel de iluminación especifico dentro de un local; con el fin de determinar el lugar, el tipo de luminaria, y la intensidad luminosa de la fuente que debemos emplear. Por ejemplo: debemos conocer la altura de la barra en la cocina para iluminarla adecuadamente.
  • La disposición de las luminarias: Se deben indicar los lugares exactos donde van a ser instalados los aparatos de iluminación, asi como el tipo y sitio donde se establecerán los interruptores. Para su ubicación el diseñador tendrá en cuenta la posición de otros orificios; por ejemplo, los que corresponden a timbres, altavoces, detectores de humo, rejillas de aire, etcétera. Las luminarias perfectamente ubicadas ayudan a acentuar los detalles arquitectónicos y estéticos de la habitación.
  • Los tipos de luminarias: En dependencia de los conjuntos fuente-luminaria que se empleen el decorador puede hacer que la luz artificial cumpla una función especifica: general, puntual, de ambiente o decorativa. Para seleccionarlas se deben tener en cuenta las caracteristicas del flujo luminoso que emiten, las posibilidades de montaje y el diagrama polar de la distribución luminosa entregado por el fabricante.
  • Las Condiciones de mantenimiento que requieren las luminarias: El decorador debe tener en cuenta si las luminarias entrarán en contacto con algún elemento que pudiera incrementar la suciedad y el deterioro de las mismas para recomendar medidas de limpieza y mantenimiento.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?