¿Qué es un proceso de coaching?

Según la Asociación Internacional de Coaching(ICF) el co">

INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

2.2. Proceso de coaching

Selecciona el idioma :

Transcripción

¿Qué es un proceso de coaching?

Según la Asociación Internacional de Coaching(ICF) el coaching consiste en trabajar junto al cliente en un proceso creativo y estimulante, que le sirva de inspiración para maximizar su potencial personal y profesional.

Relación continuada entre coach y coachee, donde trabajan en los objetivos de este último. Este proceso se divide en sesiones, habitualmente de hora y media cada una. Las sesiones avanzan cumpliendo etapas, donde se define el contexto, la situación actual e ideal, etapa de feedback, definición del plan de acción y seguimiento a las acciones que se llevan a cabo.

Asesoramiento en el que una persona (coach) tratará de ayudar y asesorar a otra (coachee) en la complicada tarea de saber a dónde vamos, qué queremos lograr y qué medios se utilizarán.

Los cuatro pasos principales de un proceso de coaching

Cómo funciona el proceso de coaching. En el primer contacto es bueno explicarle al cliente en qué consiste este proceso, que no es más que acompañarlo en un nuevo viaje vital que va a emprender. También es importante definir el objetivo, valorando cuán importante es para el coachee.

Ampliar perspectiva. Se trata de que el coachee explore opciones que no se haya planteado antes. A través de preguntas abiertas se propicia que analicen tantas posibilidades como se les ocurra. En cada una de las sesiones es el coachee quién decide el tema a tratar en relación a su objetivo. Es un trabajo de toma de conciencia, donde se aprenden cosas sobre si mismo que le da un empuje de seguridad para lograr su meta, a la vez que puede ser un descubrimiento muy potente para su crecimiento personal.

Romper barreras mentales y autosabotajes. En su libro “El hombre en busca de sentido”, Viktor Frankl, concluia que entre lo que nos ocurre y cómo reaccionamos a ello hay un espacio de libertad personal donde podemos decidir cómo vivir e interpretar esa experiencia.

A través de herramientas de coaching es posible cambiar ese marco mental que pueda ser una limitante y convertirlo en creencias que potencien al coachee y le den la confianza suficiente para lograr sus metas. Estas metas pueden ser de indole personal (Sentirse a gusto con su imagen, terminar una carrera universitaria, etcétera). O de indole profesional (Liderar con efectividad un equipo, potenciar resultados de la empresa, entre otras).

Crear un plan de acción y actuar. No hay cambio sin acción, por tanto, durante el proceso de coaching se establece qué acciones va a realizar el coachee para la próxima sesión, cuáles son los pasos para ir avanzando hacia el éxito, sea lo que signifique este término para el coachee.

Beneficios de un proceso de coaching

Permite definir con precisión los objetivos y dónde centrar los esfuerzos para alcanzarlos.

Ofrece otra visión sobre el asunto, cuestionando y analizando creencias, hábitos y comportamientos improductivos.

Es una oportunidad para explorar alternativas que no se manejaban antes y pueden aportar nuevas posibilidades en la consecución de las metas.

Refuerza habilidades conversacionales, gestión de equipos y liderazgo.

Caracteristicas del proceso de coaching que lo diferencian de otras disciplinas.

Enfoque adaptado a fines particulares, orientado hacia el futuro, con una duración determinada de antemano.

Basado en relaciones que establezcan apertura, confianza y colaboración, donde el coach dota al coachee de una retroalimentación cierta, puntual y clara que sirve para establecer objetivos y metas.

La agenda la establece el coachee, decide cuáles son los aspectos que debe mejorar o cambiar para ser más efectivo.

Acepta que el coachee tiene los recursos (o puede adquirirlos) para lograr sus metas.

Más que dar consejos, el rol del coach es formular preguntas que amplien los horizontes de pensamiento del coachee.

Tiene como propósito que el coachee desarrolle plenamente su potencial para alcanzar metas.

Busca lograr las metas, propiciando un ambiente de aprendizaje.

Procesos de coaching individual o de equipos

Procesos de coaching individual: Generalmente son sesiones de aproximadamente hora y media de duración, la cantidad de sesiones se acuerda en base a los objetivos a tratar.

Procesos de coaching en equipos: debe hacerse a medida de las personas que van a formar parte de él, personalizado y adaptado a sus necesidades, por lo que no hay una norma que dicte cómo realizarlo porque debe estudiarse cada caso en concreto.

Varios autores básicamente coinciden en las etapas que presentan estos procesos, tanto individuales como en equipo.

Etapas del proceso de coaching individual

Establecer la relación de coaching: En el primer encuentro se abordan las necesidades que tiene el cliente para realizar este proceso, se especifican los objetivos a alcanzar, asi como los posibles obstáculos que puedan aparecer. Se debe conocer el grado de motivación del cliente y concientizarlo en que el proceso implicará cambios personales que deberán ser asumidos de manera voluntaria. Es necesario crear un clima de confianza y resumir la situación en un informe, se elabora un acuerdo donde se recoge el tipo de coaching que se realizará, las normas que regirá el proceso y se plantean los objetivos a alcanzar.

Planificación de la acción: Se analizan los resultados del informe inicial y se comienza a asesorar en áreas con margen a la mejora, intentando que el cliente se entere de sus puntos débiles y sus puntos fuertes. Se especifican y clarifican los objetivos, que sean desafiantes, medibles y limitados en el tiempo, para establecer un plan de acción.

Algunas preguntas que pueden ayudar son:

  • ¿Qué importancia tiene para mi cada objetivo?
  • ¿Qué haré para abordarlo?
  • ¿Cuándo lo haré?
  • ¿Qué estrategias necesito para cumplir el plan?
  • ¿Cómo demostraré que he alcanzado mis objetivos?

El coach debe recomendar que el cliente comparta los resultados con su entorno, eso acrecienta su compromiso.

El ciclo del coaching: Consiste en comenzar a trabajar sobre el terreno, con situaciones reales, el coachee va descubriendo sus potencialidades y las herramientas que se le facilitan. A medida que se avanza se revisan los progresos y se hace frente a los obstáculos o dificultades que puedan aparecer. Se dota al cliente de conocimientos y técnicas para desarrollar su capacidad de mejora mientras se observa su evolución. En esta etapa además, el coach da su feedback resaltando los aspectos positivos y los que son mejorables. Esta fase dura hasta que el cliente sea capaz de realizar tareas, desarrollándolas incluso de manera inconsciente y automática.

Es el momento de evaluar si las sesiones están funcionando, por ejemplo:

  • Progreso de una sesión a otra.
  • Facilidad para comunicar éxitos y fracasos.
  • Proactividad a la hora de proponer soluciones.
  • Nivel de entusiasmo y atención a las sesiones.

Evaluación y seguimiento: Le brinda la oportunidad al coach de obtener un resumen de los resultados tras la intervención de coaching, midiendo los logros y elaborar estrategias para asegurar el progreso. Aportan un sentido de cierre gradual de la relación. En ocasiones estas sesiones se pueden prolongar hasta la interiorización de los contenidos.

Algunas de las preguntas claves que pueden ayudar a llevar a cabo el seguimiento son:

  • ¿Qué confianza tiene el coachee en el plan de seguimiento?
  • ¿Qué podria obstaculizar el seguimiento?
  • ¿Qué será lo más dificil de realizar?
  • ¿Cómo sabrá el coachee que han surgido dificultades?
  • ¿De qué recursos dispone para estos periodos dificiles?
  • ¿Cómo recordará lo aprendido?

Etapas del proceso de coaching en equipos

Planeamiento inicial: Concretar los objetivos que se desean alcanzar, se diseña el camino a seguir. Se debe lograr un contexto en que todos los implicados entiendan lo que se quiere alcanzar. Este proceso debe estar basado en la confidencialidad y la confianza en el coach y demás integrantes del grupo.

Objetivos personales: Es necesario que todos los integrantes, además de las metas a alcanzar como grupo, tengan bien claro los objetivos personales. Es válido realizar sesiones personales donde se expongan puntos de vista y aspiraciones. Es un proceso de aprendizaje, donde la reflexión grupal ayuda a ir cambiando las referencias que pueden estar limitando el desarrollo profesional, individual y colectivo.

La comunicación: En esta atapa se debe engranar todo lo anterior, o sea, que tengan claro los objetivos y sepan cómo se desarrollará el programa, resolviendo dudas puntuales que surjan en el momento. El coach acompaña, camina junto al grupo para guiarlo en la consecución de los objetivos planteados de inicio. Puede que sea oportuno en algún punto, introducir alguna novedad.

La observación y el seguimiento: Es importante el monitoreo del proceso una vez que está en marcha, observar su evolución y evaluar si avanza en la dirección correcta. Permite que si algo no va como se planeó, poner remedio para transitar por una senda adecuada con vista en alcanzar los objetivos. El coach observará cómo se comportan, si trabajan adecuadamente para llegar a la meta esperada. Una vez más el coach es una figura acompañante, ya que las reuniones las gestiona el propio grupo.

La revisión: Es necesario ir tomándole el pulso al grupo, se debe evaluar la satisfacción del grupo y el hecho de haber alcanzado los objetivos planteados de inicio. El coach realiza cuestionarios para valorar la situación final y medir si la inversión realizada ha sido la adecuada. En definitiva se trata de constatar cómo fue la evolución y qué beneficios han obtenido los integrantes del grupo.

Posible metodologia a seguir para realizar una intervención de coaching

Aunque no existe una metodologia estandarizada para realizar una intervención, se pueden señalar aspectos que minimamente deben cumplir:

  • Establecer una relación interpersonal entre coach y coachee.
  • Establecer el contexto organizacional en que desarrollarán el proceso.
  • Analizar fortalezas y debilidades del coachee, hacer énfasis y acompañar al coachee en el desarrollo de su potencial humano.
  • Analizar las limitaciones y distracciones que habitualmente se le presentan al coachee.
  • Establecer las metas deseadas.
  • Analizar las brechas existentes entre fortalezas y debilidades, con las metas que se esperan alcanzar.
  • Realizar el acuerdo coach – coachee.
  • Diseñar el plan de acción por el coach.
  • Iniciar la intervención.
  • Acompañar al coachee a implementar el plan de acción para lograr las metas deseadas, estableciendo acciones que fomenten su reflexión.
  • Realizar el cierre.
  • Evaluar la intervención.
  • Dar seguimiento al coachee durante un tiempo.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?