INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

4.4. Poder, responsabilidad y resultados

Selecciona el idioma :

Por favor, inicia sesión para que tu progreso sea registrado. Sin iniciar sesión, podrás visualizar el video pero no se aumentará tu avance en el curso
Transcripción

El coaching es una relación de trabajo. No es algo que ocurre espontáneamente. Es un compromiso que adquieres con una persona u organización con el fin de obtener un resultado y en el proceso ocurre una transformación que mejora la calidad de vida y el desempeño del coachee.

Como coach hay que estar dispuesto a trabajar, involucrarte, demostrar voluntad y estar dispuesto a compartir la responsabilidad por el resultado. Es un camino de dos vias.

Los empleados que han afirmado dar menos del 50% de sus capacidades hacen referencia a diversas razones, apartando el salario, las principales insatisfacciones están relacionadas a malas condiciones de trabajo, falta de poder y autonomia, falta de reconocimiento, falta de oportunidades de crecimiento profesional, escasos planes de formación, trabajo rutinario sin desafios y falta de comunicación.

Estas situaciones los frustran y no se sienten motivados para realizar las tareas asignadas. No hay un compromiso real con la organización. Siendo el capital humano el principal responsable de la productividad es normal que los servicios de coaching sean altamente demandados en la actualidad.


Poder en el coaching

Según la Real Academia Española (RAE) el poder es: Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo / Tener facilidad, tiempo o lugar de hacer algo / Tener más fuerza que alguien.

Y en el diccionario Oxford Languages se refiere al poder como:

  • Tener la capacidad o facultad de hacer determinada cosa / Estar en condiciones de hacer determinada cosa por no haber nada que lo impida.
  • Entre los sinónimos de poder están: fuerza, vigor, capacidad, posibilidad, poderio.
  • También puede referirse a la capacidad que una persona tiene de influir en el comportamiento de otras.

El poder como tal no tiene que tener una connotación negativa, aunque muchas veces se le relaciona con excesos, abusos, despotismo, opresión y sumisión según las estrategias que apliquen lideres y directivos para influenciar a sus subordinados.

Cada persona tiene su concepción de lo que es el poder dependiendo de su formación, educación y experiencia. Es necesario reflexionar y encontrar una fórmula personal, una definición propia de lo que es el poder y extraer de ahi la fuerza necesaria para conseguir nuestros propósitos con éxito e independencia. Lo que se repite tanto como empoderamiento. La confianza y autoestima alta son factores clave que trabaja el coaching. Tener ese poder no implica quitárselo a otros.

Convencernos de que tenemos la capacidad para sobrepasar los obstáculos y tener éxito. Esto es válido tanto para el coach como para el coachee.

La manera de valorar y considerar las situaciones que tiene un coach es invaluable. Su personalidad y empuje, su propósito de mejorar y obtener resultados tangibles es una de las caracteristicas que pueden separarlo de la competencia y atraer clientes; porque saben que tiene el poder de ayudarlos.

Esta confianza debe ser transmitida al coachee y trabajar para desarrollarla en cada acción que se planifique. Uno de los fundamentos del coaching está en reconocer que la mente es la mayor fuente de interferencia. Tener una actitud de de “yo si puedo” y trabajar en los obstáculos internos que impiden el empoderamiento.


Responsabilidad en el coaching

La responsabilidad es un valor que crea confianza y ofrece tranquilidad en las relaciones. Implica que la persona presta atención a lo que hace o decide y que vigila el resultado. Establecer responsabilidades determina el papel que jugará cada persona en las acciones que se tomen, el alcance de su participación e implica un reconocimiento de las consecuencias.

El proceso de coaching exige una interacción y comunicación continua entre las partes interesadas. La responsabilidad del resultado es compartida entre el coach y el coachee, el fracaso de uno es el fracaso del otro.

El coach debe estar dispuesto a entregar el 100% de su capacidad y asumir la responsabilidad que le toca. Sobre todo en el mundo de los negocios, que es un entorno altamente competitivo y que del cumplimiento de las metas depende la sobrevivencia de la empresa.

Puede que no se cumplan todo los objetivos, pero todo fracaso conlleva un aprendizaje y es trabajo de coach identificar las lecciones y aprovechar la experiencia adquirida para que el coachee afronte las situaciones futuras con una mejor preparación y la actitud más positiva posible.


Resultados en el coaching

Cuando adquirimos un compromiso con una persona u organización adquirimos una responsabilidad y tenemos el deber de obtener resultados. Dicho esto, la principal preocupación del coach tiene que ser la persona a su cargo.

Un coach debe estar pendiente todo el tiempo del efecto que el proceso tiene en el coachee de forma tal que no se sacrifique su salud o bienestar en pos del cumplimiento ciego de las metas acordadas.

Estos son algunos elementos del proceso de coaching que pueden ayudar a obtener mejores resultados:

  • Identificar el problema, obstáculo o situación que frena el avance.
  • Averiguar el origen del problema y sus posibles causas.
  • Comprobar las expectativas que tiene el coachee sobre los resultados del proceso.
  • Mantener una observación, seguimiento y comunicación constante con el coachee.
  • Escuchar y demostrar empatia.
  • Resaltar los aspectos positivos y las fortalezas del cliente.

Estas cuestiones se dilucidan a través de las sesiones. Al comienzo del proceso, cuando se establece la relación, las partes llegan a un acuerdo. Encontrar el punto de partida y determinar la meta que quieren alcanzar. En esta fase inicial es importante establecer un nivel de confianza y complicidad, confirmar si serán un buen equipo.

El proceso se divide en fases que se van desarrollando en un número determinado de sesiones (de 4 a 10) por lo que debe seguirse una metodologia estricta. Esto no quita que sea personalizado y lo suficientemente fléxible para adaptarse a las necesidades del coachee.

No importa el método y las herramientas que se escojan, las posibilidades son numerosas pero los objetivos deben trazarse claramente. Deben ser especificos, realistas y medibles. Igualmente debe registrarse en el plan de acción el tiempo que tardará conseguirlos. Todo debe quedar detallado para evitar malentendidos. La capacidad de análisis y observación del coach es fundamental. Al cierre del proceso debe haber un balance de lo logrado y aprendido. Un factor que diferencia al coaching de otros servicios es que los clientes deben aplicar el autocoaching en situaciones futuras.


Beneficios del coaching de negocios

El proceso de coaching acelera el crecimiento personal y por lo tanto beneficia directamente al negocio, que de esta forma cuenta con personas más preparadas, motivadas y satisfechas. Algunos de los beneficios de contratar un servicio de coaching son:

  • Identifica las causas del mal desempeño y comportamientos contraproducentes.
  • Aumenta el rendimiento de los empleados pues trabaja con las motivaciones.
  • Descubre nuevas capacidades en las personas y desarrolla estrategias para desarrollarlas.
  • Incrementa la productividad del negocio.
  • Desarrolla capacidades de liderazgo y trabajo en equipo.
  • Mejora la comunicación y las relaciones interpersonales entre los empleados.
  • Promueve una cultura de capacitación y aprendizaje en el negocio.
  • Ofrece herramientas para enfrentar las situaciones de cambio e incertidumbre.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?