INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

5.5. Mánten motivado a tus clientes

Selecciona el idioma :

Transcripción

La motivación es una de las fuerzas más poderosas que existen a la hora de llevar a cabo proyectos grandes. Cuando estamos motivados somos capaces de trabajar con mayor impetu, aumentando nuestra productividad y manteniendo un adecuado estado animico. La motivación como parte de nuestras emociones, pertenece al lado irracional de nuestro cerebro. Es por ello que la motivación debe ser trabajada a través de técnicas de control emocional, donde nos formamos una serie de elementos que son necesarios a la hora de despertar nuestro interés por cumplir con los objetivos que nos hemos propuesto.

Sabiendo esto, el coach tiene el deber moral y profesional de mantener motivados a sus clientes. Si la motivación de nuestros clientes es alta, aumentarán las probabilidades de que los conocimientos que hemos transmitido sean recibidos con mayor efectividad, de igual manera que la puesta en práctica de estos conocimientos genere resultados más provechosos para el cliente. Durante el desarrollo de la presente guia estaremos abordando uno de los temas más importantes relacionados con las estrategias efectivas a la hora de mantener motivados a nuestros clientes, con el objetivo de que puedas llevar a la práctica tu trabajo con mayor efectividad.


Trazar objetivos importantes

Durante las primeras sesiones de coaching con nuestros clientes, debemos interesarnos por conocer cuáles son los objetivos de este a la hora de llevar a cabo su negocio. En dependencia de qué tan importante sean sus objetivos, más elementos de peso encontrará el cliente para mantenerse motivado.

Cuando hacemos alusión a objetivos importantes, no nos estamos refiriendo especificamente a ganar mucho dinero, si bien el dinero puede ser una buena motivación, existen elementos inmateriales de más fuerza e impacto emocional.

No es lo mismo desear ganar mucho dinero, al hecho de pensar en poder ayudar económicamente a nuestra familia, ofrecerles una buena educación a nuestros hijos, ayudar a nuestros amigos, entre otros. Recuerda que la motivación es un sentimiento, por lo que los elementos de satisfacción personal y espiritual suelen ser más poderosos a la hora de generarla. Cada persona tiene sus propias metas particulares y deseos o anhelos, ayuda a tu cliente a descubrir los suyos y úsalos para trazar sus objetivos de peso, que lo ayuden a mantenerse motivado.


Mantén el control del progreso de tu cliente

Cuando tenemos rachas largas, en las que todo nos sale bien, llegamos a verlo como algo cotidiano. Es por ello que basta con el primer tropiezo para que nuestro estado animico decaiga y perdamos la motivación por continuar. Una estrategia muy efectiva es llevar el control del progreso que se ha realizado hasta este momento. Marca el punto de inicio y las condiciones en las que partió tu cliente y anota cada uno de los hitos que se van generando durante el camino.

Esto le permitirá a tu cliente recordar ante las adversidades, cómo es que inició y todo lo que ha conseguido hasta este instante. Hacerle notar su progreso y el largo camino transitado puede llegar a ser más que suficiente para moldear sus pensamientos y hacerlo encontrar nuevamente la motivación que necesita para seguir cumpliendo sus objetivos.


Ayúdalo a perdonarse

El camino del emprendimiento se encuentra plagado de errores y tropiezos. Ser muy severos en la forma en la que nos juzgamos puede llegar a ser contraproducente a la hora de mantener un estado animico adecuado. Háblale a tu cliente del fracaso y de los errores, que aprenda a percibirlo como un elemento normal y no se extralimite a la hora de culparse. Aprender a perdonarse es parte de saber aceptar que la posibilidad del fracaso siempre estará presente, independientemente de qué tan bien gestionamos nuestro negocio.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?