INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

3.6. Aprende de tus errores

Selecciona el idioma :

Por favor, inicia sesión para que tu progreso sea registrado. Sin iniciar sesión, podrás visualizar el video pero no se aumentará tu avance en el curso
Transcripción

Cometer errores es un fenómeno común a la hora de llevar a cabo tareas complejas como pueden ser la administración y gestión de un negocio propio, más si le añadimos el hecho de ser emprendedores primerizos o con muy poca experiencia. Es por ello que no podemos desanimarnos ni dejar que estos afecten de forma significativa la manera en la que nos proyectamos hacia las tareas siguientes. El hecho de cometer un error debe ser apreciado como un proceso natural, por lo que la critica tiene que ser limitada al análisis justo, que nos permita obtener resultados útiles para trabajar en mejorar nuestra forma de enfrentar los problemas.

Mentalizándonos correctamente y aplicando estrategias eficaces de aprendizaje podemos obtener cierto beneficio de los errores cometidos. Pero para ello debemos mejorar la perspectiva con la que analizamos cada situación en concreto. Durante el desarrollo de la presente guia estaremos hablando de los errores a la hora de llevar a cabo distintas acciones en nuestro negocio y qué estrategias podemos aplicar con el fin de obtener experiencia de los mismos y minimizar el impacto que estos tienen en nosotros.


Repasar la tarea e identificar el error

Que una estrategia resulte fallida no significa que haya estado errada en toda su composición, es por ello que antes de descartar las distintas acciones que hemos llevado a cabo y que nos condujeron al fracaso, debemos centrarnos en identificar en qué punto se encuentra el error. De esta forma será mucho más sencillo corregir nuestras estrategias y reformularlas nuevamente para emprender las siguientes acciones.

La idea de esta técnica radica en aprender a centrar lo más posible los aspectos que debemos desechar y aprovechar al máximo aquellos que si funcionan. De esta forma evitamos perder procesos positivos de nuestro plan que no influyeron en el mal resultado que hemos obtenido. Para identificar el error se debe realizar un minucioso análisis de cada uno de los pasos ejecutados.


Crea estrategias secundarias

Tener un plan B resultará siempre de mucha utilidad para no frenar nuestro progreso en caso de que no obtengamos los resultados esperados.

Generalmente nos formamos la idea de qué haremos después que logremos lo que queremos, sin embargo, no tenemos estrategias de respaldo para actuar en caso de que las cosas no salgan como deseamos. Esto provoca que al aparecer el error en uno de nuestros procesos, no contemos con la planificación suficiente para hacerle frente a la situación. La clave de ser un buen estratega se encuentra en anticipar los posibles resultados y tener un plan de cobertura para reaccionar de forma rápida en cada situación.

Dicho esto, el mejor análisis que podemos realizar es el de prevenir ambas posibilidades, las de ganar y las de perder, sabiendo de antemano cómo comportarnos en ambos casos. De esta forma, independientemente del resultado obtenido, sabremos cómo reaccionar y no desperdiciar nuestro tiempo y recursos.


Vuelve a intentarlo

Como hemos dicho anteriormente, el error es un fenómeno muy común a la hora de administrar o gestionar un negocio. Sabiendo esto, no deberias desanimarte en caso de que las cosas no salgan como quieres. Muchos emprendedores al ver el fracaso de sus proyectos abandonan al primer intento y no vuelven a apostar por su idea nuevamente.

Lo cierto es que si ya te equivocaste, es muy probable que estés más cerca de lograrlo, ya que cada error cometido es experiencia que acumulamos a nivel subconsciente. No abandones tus metas porque algunas de tus estrategias hayan fallado, intenta perfeccionarlas trabajando en ellas desde otra perspectiva. Asume los errores desde una visión positiva, elimina el espiritu derrotista y aprende a controlar tus emociones.

¿Hay algún error o mejora?

¿Dónde está el error?

¿Cúal es el error?