top of page

Maneja de forma positiva tu autopercepción

La forma en la que nos percibimos y nos valoramos dice mucho de nuestra visión y autoestima. Por un lado, es positivo que seamos críticos hacia nuestra persona si deseamos conocer cuáles son los aspectos en los que debemos trabajar para nuestro desarrollo personal, no obstante, también es importante que esta visión crítica se realice desde una perspectiva positiva y de superación, ya que lo que buscamos con esto no es sentirnos mal con nosotros mismos, sino aprender más sobre nuestra personalidad y la forma en la que interactuamos con nuestro medio.

Durante el desarrollo de la presente guía estaremos abordando el tema de la autopercepción y la importancia que tiene para nosotros que la practiquemos desde una visión positiva.




1. ¿Qué es la autopercepción?


La autopercepción no es más que la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos, es decir, el criterio que tenemos sobre nuestra personalidad, nuestras aptitudes, fortalezas y debilidades. De la misma forma en la que somos capaces de opinar sobre otras personas y formarnos una imagen sobre sus características o rasgos más notables de su personalidad, también lo hacemos con nosotros, a raíz de lo que apreciamos y creemos que somos.


La autopercepción de cada persona no siempre es coherente con la realidad, el acto de percibirse a uno mismo puede estar sesgado por muchísimos factores, donde naturalmente interviene la autoestima, el grupo social en el que nos encontremos, nuestro estado anímico, entre otros factores. Sucede igual al momento de formarnos una imagen de otra persona, esta imagen está formada en base a nuestras experiencias personales en el intercambio con esta persona, pero esto no quiere decir que la imagen que tengamos sea la más ajustada a la realidad o la que tenga la mayoría.



2. Practicar la autopercepción de forma positiva


Cuando exhortamos a practicar la autopercepción de forma positiva, aludimos a la necesidad de mantener un adecuado estado anímico en equilibrio con la manera en la que nos juzgamos y nos esforzamos por superar nuestras debilidades. La autopercepción debe realizarse con fines cognoscitivos, buscamos entender más sobre nuestra persona y aprender a conocernos para trabajar en el desarrollo de nuestras habilidades.


Dicho esto, no debemos derivar con este ejercicio en llegar a sentirnos mal con nosotros mismos o caer en un estado de ansiedad o frustración a raíz de la situación en la que nos encontramos en estos momentos. Ten en cuenta que el hecho de estar enfocado en tu superación personal es un motivo muy importante para sentirte bien contigo mismo, la mayoría de las personas no llegan ni a replantearse cómo pueden construir una mejor versión de lo que son hoy en día.



3. La autopercepción es una herramienta para el conocimiento


Como hemos mencionado anteriormente, la autopercepción es una herramienta para el conocimiento, no para juzgarnos o regañarnos por los errores cometidos. Mediante la autopercepción se busca conocer más sobre nuestra persona, formarnos una imagen integral sobre cada uno de los rasgos de nuestra personalidad, tal y como si estuviésemos observando a otra persona que está interactuando con nosotros.

Todas las personas que intercambian con nosotros a diario tienen una percepción sobre lo que somos, el problema es que por educación y sentido común, no te comentarán con honestidad cómo es que te aprecian y lo que opinan de tu persona, es por ello que saber percibirnos desde una visión que sea lo más neutral posible, te resultará de utilidad para saber más de ti mismo y entender qué impacto provocas con tus acciones en aquellos con los que interactúas en tu día a día.




Para más información

oferta en cursos online
bottom of page