top of page

¿Por qué es necesario un coach profesional?


Generalmente nos cuesta mirarnos a nosotros mismos objetivamente y a veces tampoco tenemos idea de cómo nos ven los demás. No nos tomamos el tiempo de autoanalizarnos, nos falta tiempo ocupados en vivir y solo reaccionamos a nuestro entorno sin pensar seriamente en las causas y consecuencias de lo que hacemos.


Quizás no sabemos cómo autoanalizarnos, no tenemos las herramientas adecuadas, no nos educaron así, sea como sea cuando estamos bloqueados, dudamos del camino a seguir o nos falta motivación realmente necesitamos alguien que sea un espejo y nos muestre lo que somos, que nos escuche y nos haga reflexionar sobre el camino que estamos tomando.


Un coach profesional se forma para eso y no solo tiene la capacidad sino la voluntad para acompañar a las personas en ese proceso de cambio. Alguien que ve nuestro potencial y nos ayuda a descubrir fortalezas y debilidades y a sacar lo mejor que tenemos para ofrecer. Alguien a quién responder cuando seguimos el plan que nos trazamos y a la vez nos de aliento.


En estos días podemos encontrar un coach para cualquier área de nuestra vida, ya sea en nuestros proyectos personales o en los negocios.



1 Surgimiento y antecedentes del coaching


La palabra coach es un término inglés que tiene su origen etimológico en Hungría en el siglo XV y se refiere a un nuevo tipo de carruaje creado en esa época (kocsi). Por vueltas de la vida ahora define una especialidad, cada día más demandada, que ayuda precisamente a llevar a las personas de un punto a otro en su vida personal o profesional.


Un uso más cercano comenzó en el siglo XX, con el coach como entrenador deportivo y el verbo inglés “to coach” para la actividad de entrenar. Aquí el coach acompaña a los atletas y juntos trabajan en el desarrollo de habilidades y en la consecución de sus objetivos.


De hecho uno de los antecedentes más importantes del coaching es el libro “El juego interior del tenis”, cuyo autor Timothy Gallwey aborda lo que sucede en la mente de un deportista y como el juego que se desarrolla en el interior (dudas, miedos y distracciones) determina el triunfo o la derrota. Es el creador de un método de entrenamiento que ha traspasado el ámbito deportivo y se ha utilizado en el sector de los negocios, educación y salud.


En realidad los orígenes del coaching se remontan a la antigua Grecia, con el auge de la filosofía griega y pensadores como Pitágoras, Platón y Sócrates. De este último se ha retomado su método de la Mayéutica, en el que se consigue claridad y autoconciencia a partir de un proceso de preguntas que hacen reflexionar y encontrar las respuestas en uno mismo.


En el coaching han confluido muchos saberes con el propósito de maximizar el potencial personal y profesional. Actualmente esta disciplina bebe de fuentes como la psicología, la neurociencia, la ontología, ciencias sociales, desarrollo empresarial, inteligencia emocional, filosofía, entre otras.


Todo este conocimiento se pone en función de desarrollar el potencial humano a través del aprendizaje y de la toma de conciencia y responsabilidad individual, donde se entrena la mente para conseguir nuestras metas, un mejor desempeño, nuevas habilidades y mayor calidad de vida.


El que guía es el coach y el protagonista es el coachee o cliente.


2 ¿Qué es el coaching?

El coaching es un proceso en el que coach crea un ambiente de confianza y aprendizaje para que el coachee/cliente logre alcanzar objetivos o metas específicas en un corto período de tiempo.


El verdadero valor está en el enfoque que se le da a esta relación donde el coach es un facilitador, te acompaña y te pone en movimiento pero no toma las decisiones.


El coach evita la intervención directa, incluso dar consejos. A través de una metodología y la utilización de distintas técnicas y herramientas, el cliente debe identificar los obstáculos y crear su propio plan de acción para sobrepasarlos.

El propósito fundamental es que el cliente desarrolle su potencial y tenga una mejora tangible en su vida. Ofrecerle las herramientas y crear un ambiente propicio para que supere por sí mismo sus limitaciones y gestione su propio progreso pero partiendo siempre de sus propios conocimientos, creencias y valores.


Al final de la relación además de obtener resultados tangibles y medibles, el cliente debe haber crecido en autonomía, bienestar y confianza en sí mismo. Debe ser capaz de seguir evolucionando de manera independiente.

Las principales características del proceso de coaching son:


  • Es una relación de confianza y confidencialidad, basada en la empatía.

  • Se adapta al individuo, es un traje a medida para cada cliente.

  • Su enfoque va dirigido a la autoconciencia y a liberar el potencial del cliente.

  • El centro del proceso es el cliente y su bienestar.



3 ¿Para qué sirve un coach profesional?

El proceso de coaching nos permite trabajar en los aspectos de nuestra vida laboral y personal con los que no estamos satisfechos. Con aquellos aspectos que nos cuesta abordar o ver las soluciones claramente. También puede tener como objetivo la adquisición de una habilidad específica.


El coach profesional es necesario y útil para aquellas personas que no quieren que les digan que hacer sino que les ayuden a encontrar las respuestas, a observar su realidad desde otra perspectiva y aprender a resolver sus problemas de manera independiente.


Siempre serán los clientes quienes tomen las decisiones y ejecuten las acciones, así que tienen que estar comprometidos y dispuestos a trabajar para obtener el resultado deseado.


Un coach sirve para:


  • Ayudar a sacar la mejor versión de uno mismo.

  • Acompañar al cliente para que alcance las metas y objetivos que anhela en poco tiempo a través de acciones concretas.

  • Sobrepasar cada obstáculo que se presente durante el proceso haciendo uso de sus habilidades, metodología y herramientas comunicacionales.

  • Mantener al cliente enfocado en el camino que ha trazado e impulsarlo a ser proactivo.

  • Potenciar las fortalezas del cliente y a trabajar en base a estas.

  • Trabajar en el desarrollo de nuevas habilidades.

  • Trabajar con las verdaderas motivaciones del cliente, tanto las consientes como otras que no se perciban y que salen a relucir durante el proceso de coaching.

  • Conseguir cambios en el comportamiento del cliente haciendo énfasis en la reflexión y el autodescubrimiento.

  • Trabajar en la autoestima y la autoconfianza del cliente.

  • Trabajar en la mejora de las relaciones interpersonales.

  • Brindar herramientas y técnicas para mejorar la eficiencia, planificación, organización y el manejo óptimo del tiempo.




Para más información

oferta en cursos online
bottom of page