top of page

Impacto del negocio en la vida personal


Cuando nos animamos a montar un negocio muchas emociones entran en juego, empezamos a considerar distintos aspectos relacionados a las finanzas, el mercado, nuestra habilidad para enfrentar los retos venideros, entre otras. Sin embargo, hay un factor que no suele tenerse en cuenta hasta que nos toca lidiar con ello, este factor es el impacto que tendrá nuestro negocio en la vida personal. Para aquellos que cuenten con una experiencia previa creando negocios propios les será mucho más sencillo predecir lo que sucederá una vez inicien su nuevo negocio, pero son justamente los primerizos los que suelen sufrir las mayores consecuencias de una mala preparación al respecto.


En la presente guía abordaremos algunos de los puntos clave respecto al impacto que suele tener la creación de un nuevo negocio en nuestra vida personal. Para ello estaremos hablando de tres de los aspectos principales sobre los que deberás prepararte con anticipación.



1 ¿No hay horario de trabajo?


La diferencia entre ser tu propio jefe y trabajar para otra persona, en cuestiones de horarios, es que ya no habrá horarios de trabajo. Esto en principio puede resultar positivo, pero en pocas semanas puede jugarte en contra si no cuentas con la disciplina necesaria. La mayoría de personas que inician su negocio por vez primera, tienen que enfrentarse al reto de autoexigirse, ya no habrá un jefe que nos marque el horario de entrada y de salida, por ende nuestra productividad dependerá de nuestra capacidad para regularnos e imponernos disciplina.


Es común que en lo que comenzamos a organizarnos sucedan cosas como encontrarnos trabajando los fines de semana, trabajar en horarios no convencionales, por las noches o de madrugada. Generalmente cuesta tiempo ajustar el ritmo de trabajo para balancear correctamente nuestro trabajo y nuestro descanso. Debes entender que el hecho de no trabajar para otro no debería ser una excusa para trabajar sin horarios. Tener un horario de trabajo y respetarlo es una muestra de respeto y de disciplina hacia tu trabajo.



2 ¿Cuál es tu salario?


Si conoces algunos aspectos básicos sobre las finanzas sabrás que no todo lo que ganas en tu negocio cuenta como salario. Manejar los números con destreza o auxiliarte en personas que hagan bien esta labor será fundamental para generar un flujo de caja que te permita tomar tu parte sin afectar el crecimiento del negocio. Todo negocio por pequeño que sea requiere de inversión. Obviamente deberás contar con una proyección a futuro y debes ser consecuente con dicha proyección. Tu salario en principio debe ser el menor que te puedas permitir para que tu nuevo negocio cuente con el capital necesario para crecer.



3 ¿La familia es tu mejor plantilla de trabajo?


Cuando tu negocio comience a crecer necesitarás contratar nuevos trabajadores, es posible que el hecho de tener que hacer entrevistas, o darle la confianza de manejar responsabilidades dentro de tu negocio a personas extrañas, sea una situación que te genere cierto nivel de estrés. Es por ello que muchos acuden a la familia para que ocupen las nuevas plazas de trabajo que se van creando.


Esto no es tan sencillo como decir que es bueno o malo, tener a tu familia en tu negocio puede ser positivo si la misma se encuentra capacitada para ocupar los cargos. El problema se suele generar cuando por interés de ayudar a un familiar terminamos contratando a una persona que no está capacitada o que no es el ideal. De igual manera tu relación laboral con ellos podría verse afectada por los lazos familiares existentes. La recomendación es que valores muy bien antes de darle un puesto de trabajo a alguien de tu familia, marcando siempre las diferencias entre el trabajo y la vida personal.



Para más información

oferta en cursos online
bottom of page