top of page

Estudio de la enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca ha sido un tema de investigación y estudio constante a lo largo de la historia de la medicina. A pesar de que se han hecho grandes avances en su comprensión y tratamiento, aún queda mucho por aprender sobre la enfermedad celíaca y cómo afecta a las personas que la padecen. Es una condición médica que ha sido descrita desde la antigüedad, aunque su causa y tratamiento no se entendían completamente.


El primer registro que se tiene de la celiaquía corresponde a un tratado antiguo del médico griego Areteo de Capadocia. En este tratado se refiere a los koiliakos, como aquellos que sufren del intestino, y de ahí se derivó el término que conocemos hoy. Aunque este médico no entendió la causa, hizo lo posible por tratarla con métodos como el ayuno y remedios naturales para combatir sus síntomas.


Con este tratado como referencia, realmente el próximo avance tuvo lugar a finales del siglo XIX de mano del británico Samuel Gee. Él describe la enfermedad como un trastorno alimentario crónico y que por tanto se debía revisar la dieta de las personas afectadas.


Durante el siglo XX continuaron los esfuerzos por entender esta afección. A inicios del siglo salió el primer libro al respecto, donde el doctor Christian A. Herter se refirió a que los infantes que la padecían aceptaban mejor las grasas que los hidratos de carbono.


Poco a poco comenzaron a concentrarse en el pan como el causante de agravar la enfermedad y surgieron algunas dietas donde se suprimía su consumo. La más popular fue la dieta del plátano, que entonces se suponía afectaba a los celíacos. Con estudios como este quedo demostrado que no eran los hidratos de carbono los responsables de agravar la condición.


Es durante las décadas de 1940 y 1950, que los médicos comenzaron a identificar la enfermedad celíaca como una afección relacionada con el consumo de gluten.


El Dr. Willem-Karel Dicke, un pediatra holandés, notó que, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los alimentos ricos en gluten eran escasos, los niños con enfermedad celíaca experimentaron una mejora notable en sus síntomas. Dicke sugirió que la enfermedad celíaca estaba relacionada con el gluten en la dieta, y sus hallazgos fueron confirmados por otros investigadores.


Otro avance importante en esta etapa fue para el diagnóstico, ya que el doctor JW Paulley notó durante una operación el tipo de daño en el intestino delgado que luego sería asociado a la enfermedad. Esto llevó al desarrollo de las técnicas para la recolección y análisis de muestras en el intestino.


En la década de 1960, se descubrió que los pacientes con enfermedad celíaca tenían anticuerpos contra una proteína llamada gliadina, que se encuentra en el gluten. Desde entonces, se ha demostrado que la enfermedad celíaca es una afección autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca el revestimiento del intestino delgado cuando se consume gluten.


En las últimas décadas, ha habido avances significativos en la comprensión de la enfermedad celíaca y en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. El diagnóstico de la enfermedad celíaca solía ser difícil, ya que los síntomas pueden variar y pueden ser similares a los de otras afecciones gastrointestinales. Sin embargo, en la actualidad existen pruebas de detección de anticuerpos que pueden ser útiles en el diagnóstico. Así como pruebas genéticas para confirmar la predisposición a la enfermedad.


La endoscopia con biopsia es un estándar en el diagnóstico de la enfermedad celíaca, ya que permite al médico examinar el revestimiento del intestino delgado y tomar una muestra de tejido para examinarla en el laboratorio. Si se confirma el diagnóstico de enfermedad celíaca, el tratamiento implica seguir una dieta sin gluten de por vida.


La eliminación del gluten de la dieta puede mejorar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones a largo plazo, como enfermedades autoinmunitarias, problemas neurológicos y cáncer.


Investigaciones actuales

A medida que se ha comprendido más sobre la enfermedad celíaca, se han desarrollado opciones de dieta más amplias y se han abierto nuevas líneas de investigación:

  • Se ha mejorado la identificación de ingredientes que contienen gluten en los alimentos procesados.

  • Se está estudiando el uso de enzimas digestivas para descomponer el gluten y reducir su impacto en el intestino delgado. Estos tratamientos pueden ser útiles para las personas que tienen dificultades para seguir una dieta estricta sin gluten, y se espera que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad celíaca.

  • Se han identificado varios genes que están asociados con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Se cree que estos genes desempeñan un papel en la forma en que el sistema inmunológico del cuerpo interactúa con el gluten.

  • Se están estudiando los factores ambientales que pueden contribuir a la enfermedad celíaca. Se ha sugerido que la exposición temprana al gluten o ciertas infecciones pueden desencadenar la enfermedad en personas que tienen una predisposición genética.

  • Los investigadores también están estudiando la relación entre la enfermedad celíaca y otras afecciones autoinmunitarias, como la diabetes tipo 1 y la tiroiditis de Hashimoto.

  • Otra área de investigación activa en la enfermedad celíaca es el desarrollo nuevas opciones de dieta. Si bien la eliminación del gluten de la dieta sigue siendo el tratamiento estándar para la enfermedad celíaca, se está trabajando para desarrollar productos alimenticios sin gluten que sean más saludables y nutritivos. Se han hecho grandes avances en este campo en los últimos años, y ahora hay una amplia variedad de productos alimenticios sin gluten disponibles en el mercado.

  • Uno de los enfoques más prometedores es el uso de inmunoterapia, que implica la administración de pequeñas cantidades de gluten para ayudar al sistema inmunológico del cuerpo a desarrollar una tolerancia al gluten. Se han llevado a cabo varios ensayos clínicos para evaluar la efectividad de la inmunoterapia en personas con enfermedad celíaca, y los resultados han sido alentadores hasta el momento.

  • Además, se está estudiando la relación entre la enfermedad celíaca y la microbiota intestinal, y se están investigando dietas que puedan ayudar a restaurar el equilibrio de la microbiota en las personas con la enfermedad.


Si tienes interés en cursos de nutrición en ofertas pulsa aquí

oferta en cursos online
bottom of page