INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Los principios

2024-04-05

El coaching de vida es una tarea de alta responsabilidad, la relación existente entre un coach y un coach va más allá de la transmisión de información, el coach buscará en todo momento potenciar sus neuronas espejos. Esto provoca, como resultado de un reflejo incondicional, que intente imitar a su coach en el mayor espectro posible. Significa que el coach no solo es una fuente de emisión de información, sino que representa una serie de principios y construcciones generadas y recibidas en la mente del coach.

Dicho lo anterior, creemos sumamente importante puntualizar una serie de principios claves que debemos potenciar en nuestras sesiones de coaching, si bien no son los únicos, son básicos y necesarios para llevar a cabo una sesión exitosa y con buenos resultados.

Honestidad

La confianza en una relación de coaching es probablemente el atributo más valioso que existe, no se puede esperar que el coach haga suyo el contenido recibido si no confía en la fuente que lo emite. Es por ello que debemos ser honestos en todo momento, un pequeño fallo en este sentido puede hacer perder por completo la relación construida entre ambos. El coach debe ser transparente en sus conocimientos, no intentar abordar aspectos que no domina ni intentar solucionar problemas para los que no se ha preparado correctamente.

Empatía

La empatía es una herramienta de gran valor cuando la aplicamos en nuestras sesiones. Ser empático es la capacidad de ponernos en el lugar de la otra persona, esto significa que debemos desprendernos de las ideas preconcebidas, los prejuicios que puedan llegar a nublar nuestra razón e intentar pensar y sentirnos como el otro. Si somos capaces de entrar en lo más profundo de los sentimientos y el estado anímico de quien intercambia con nosotros, seremos capaces de moldear el desarrollo de la sesión hacia un escenario donde captemos la atención y el interés de quien nos escucha, que al final será lo que determine si esa persona logra aprehender los conocimientos recibidos.

Positividad

La positividad como valor dentro de una sesión de coaching es la capacidad de mirar siempre hacia la mejor versión del futuro próximo. Esto no significa que pequemos de ilusos o de utópicos en nuestros deseos, solo que debemos visualizar el resultado que esperamos, un resultado que sea ambicioso pero realista, posible de lograr en el corto o mediano plazo. De esta forma podemos enfocar nuestros actos y decisiones hacia el camino que queremos transitar, hacer ver a nuestro coach cuáles son los objetivos, de forma clara y precisa, trasmitiendo siempre la idea de que trabajaremos fuertemente por conseguirlo.

Pasión

La pasión es ese sentimiento que nos hace ser obsesivos hacia aquello que no sale de nuestra mente. Trabajar con pasión y amar lo que hacemos es el motor más potente que tiene el ser humano. No hay empresa alguna que se pueda lograr si no ponemos pasión en el trabajo que debemos realizar para ello. Cuando estamos apasionados siempre somos capaces de dar un poco más, de aumentar el sacrificio y defender aquello que amamos.

Es muy importante saber transmitir este valor, no de forma impositiva, sino siendo capaces de despertarlo en aquel que nos escucha, mostrándole los resultados que obtendrá de persistir en sus esfuerzos, conduciéndolo a través de la sesión de coaching hacia aquello que espera lograr y que está ahí esperando por él.

Esta serie de principios pueden resultar muy sencillos de entender pero difíciles de aplicar, intenta trabajar cada día porque estén más presentes en tus sesiones, recuerda que como dijimos en un inicio, un coach no es solo una fuente de emisión de información, sino aquella persona a la que su coach ha prestado su tiempo y su confianza.