INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Diferencias entre coaching y mentoring

2024-04-05

Según el diccionario de Oxford Languages la enseñanza es el conocimiento, idea, experiencia, habilidad o conjunto de ellos que una persona aprende de otra o de algo. También es la transmisión de estos elementos a una persona que no los tiene.

Igualmente en este diccionario se define instrucción: indicación, generalmente dentro de una serie de ellas, que se da, a veces como orden, para hacer una cosa correctamente.

La principal diferencia entre el coaching y otros procesos de enseñanza y aprendizaje es el lugar que ocupa el coachee o cliente, su rol protagónico dentro de la relación que se establece con el coach. En el coaching se crea un espacio de reflexión para mejorar, para encontrar nuevas alternativas y posibilidades. El cliente toma conciencia de su realidad y determina el rumbo que quiere seguir y las acciones que quiere tomar.

El coaching asume que la persona realmente tiene el potencial de hacer algo y la voluntad de salir adelante. Presupone que el cliente tiene la capacidad para encontrar sus propias respuestas.

El coaching suele confundirse con el mentoring (mentoría). En ambos el proceso de aprendizaje está presente, así como la confidencialidad y privacidad entre las partes. Ambos buscan mejorar la vida de las personas pero aunque estos términos se utilicen a veces indistintamente tienen características que los diferencian.

Alcance del coaching

El coaching no te da una receta ni un manual de instrucciones. El cliente tiene que cuestionarse continuamente su manera de afrontar la vida y su forma de trabajar. Es un proceso basado en la comunicación permanente entre coach y coachee.

Se utilizan metodologías lo menos directivas posibles, sin instrucciones ni intervenir en sus decisiones. El foco no está puesto en la enseñanza del coach sino en el aprendizaje que consiga el cliente por sí mismo.

El coaching trabaja con metas previamente decididas. Los objetivos son específicos, realistas y alcanzables. El plan de acción lo decide el coachee y el rol del coach es escuchar, administrar el progreso constantemente, establecer conexiones, aportar el método y las herramientas necesarias para que el cliente tenga éxito. El cumplimiento de los objetivos del acuerdo puede ser seguido y medido.

El tiempo que comparten el coach y coachee es limitado a la duración del acuerdo, tiene un principio y un final determinado. Aunque pueda evolucionar luego a una mentoría o consultoría.

Qué diferencia al mentoring del coaching?

El mentoring es un proceso de enseñanza y aprendizaje que se realiza mediante la asesoría y guía del mentor. Es una relación que favorece el desarrollo personal del aprendiz.

El alcance del mentoring es mucho mayor que el del coaching. Ayuda a experimentar un crecimiento personal integral y la relación que comparten es tanto laboral como personal. El proceso puede abarcar aspectos como entrenamiento, formación, protección, presentación a contactos y patrocinio, planteamiento de retos, puede corregir comportamientos y solucionar dilemas personales, entre otros.

Mientras el coaching se enfoca en el presente y el futuro inmediato, en obtener resultados rápidamente y en las tareas del coachee; el mentoring se enfoca en el futuro, mantiene un seguimiento en el tiempo de la carrera y la vida personal del aprendiz, preocupándose por su bienestar general.

En el mentoring el rol del mentor es ofrecer consejos y compartir experiencias para influir positivamente en el crecimiento del protegido. Comparte los retos que enfrentó y las estrategias que le funcionaron. Comparte información valiosa de relevancia para el aprendiz. Puede dar instrucciones y pautas a seguir. Transmite su conocimiento.

Qué es un mentor?

Actualmente hay diferentes tipos de mentoring, se puede contratar los servicios de un mentor para abordar temas específicos en muchos sectores. Igualmente hay programas de mentoring disponibles con un amplio rango de opciones, pero el rol de mentor históricamente sobrepasa las relaciones comerciales y tiene un lado, digamos espiritual.

Un mentor es alguien que ya ha estado donde quieres llegar y ha conseguido el éxito al que aspiras, ya sea en los negocios o en su estilo de vida. Alguien a quién admiras y que es una inspiración para ti, generalmente con más experiencia y conocimiento.

Al principio, mentor y aprendiz se enfocan en el aprendizaje y el desarrollo de competencias pero si hacen buen equipo, construyen fuertes lazos que sobrepasan temas específicos y la relación perdura en el tiempo.

Puede ser alguien con quién te reúnas en ciertas ocasiones para discutir algún desafío que estés enfrentando, o tengas dudas ante una decisión importante y necesitas escuchar sus opiniones y su orientación.

Incluso, quizás nunca se conozcan o no tengan una relación personal, pero su vida, trabajo, modelo de negocio o forma de enfrentar los retos te inspiran y es una persona que se convierte en un referente para ti. Alguien que sigues a través de conferencias, seminarios o libros.

Lo que no hará un mentor es estar pendiente de la persona día a día para chequear el progreso, ni acompañarla paso a paso a través del proceso de aprendizaje. Ni velar por el cumplimiento de un plan diseñado a su medida. Esa dinámica corresponde al coaching.