INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Cultura de apoyo

2024-04-05

Dentro de un negocio, el activo más valioso son sus empleados. Muestra de esto son los continuos robos de cerebros entre las grandes empresas internacionales, quienes se disputan con gran fuerza poder tener al mejor personal trabajando para ellos. El empleado es quien produce, es el brazo ejecutor de lo que antiguamente fue solo una idea. Dentro de un buen ambiente laboral, un trabajador puede ser tu socio, tener ideas innovadoras y aportar mucho más valor del que esperábamos en el inicio.

Bajo esta idea es que entra en juego el término de “Cultura de apoyo”, el cual es ampliamente practicado por las empresas más importantes del mundo. En la presente guía analizaremos en qué consiste la cultura de apoyo y cómo podemos implementarla en nuestro negocio.

Qué es la cultura de apoyo?

La cultura de apoyo es un sistema de trabajo creado para funcionar como equipo, en un ambiente que sea propicio para la innovación y el desarrollo personal de los empleados. Este concepto surge en la práctica como fundamento clave para el desarrollo empresarial y el aprovechamiento de los recursos humanos. La cultura de apoyo trabaja sobre todo en el ambiente laboral, el cual debe ser seguro para el empleado, quien tendrá licencia para innovar y realizar aportes personales con total respaldo de sus jefes y equipo de trabajo.

Los dos fundamentos básicos para lograr dicho ambiente dentro de tu negocio son la innovación y la seguridad.

La innovación

La innovación es la cualidad que diferencia a las grandes empresas de las pequeñas. Para destacar en un mercado se necesita innovar. Hay dos formas de lograr que tu producto sea el más vendido, uno es siendo el mejor y el otro es siendo el primero. Innovar se trata de ser diferente, arriesgar por ser el primero. Tenemos la concepción errada de que solo los jefes o ejecutivos son los que tienen que innovar. Esto es un total desperdicio del talento de nuestra plantilla de trabajo. Es asumir que solo por ser el jefe vamos a ser los indicados para desarrollar algo disruptivo y que nuestros trabajadores no son capaces de tener buenas ideas.

Por supuesto, innovar requiere de condiciones y puede ser costoso. Debemos ofrecer seguridad y recompensas si queremos estimular este espíritu en nuestros empleados.

Seguridad y recompensa

La seguridad es clave para la innovación. Ningún empleado estará dispuesto a innovar si sabe que de fallar le podría costar su puesto de trabajo. Es por ello que decíamos que la innovación es costosa, ya que rara vez se consigue a la primera. Mientras se falla se están consumiendo recursos, pero si no se está dispuesto a asumir el fallo no se puede pretender innovar. Nuestros trabajadores deben contar con la total seguridad de que el error es un aspecto cotidiano, que lo importante es que lo intentó y que debe seguir intentándolo. Los fallos en la innovación por parte de nuestros trabajadores deben ser recibidos con halagos, no con regaños, ya que se debe ser muy valiente para intentar hacer algo nuevo.

De igual manera debemos estar dispuestos a recompensar a nuestros trabajadores por sus logros dentro de la innovación. Muchos productos de gran impacto en el mercado han sido creados por trabajadores, no por el equipo directivo. Estas empresas saben apreciar el valor que tiene un empleado que logra innovar, es por ello que en muchas ocasiones, con el fin de retenerlos dentro de su equipo y que no terminen convirtiéndose en competencia, le ofrecen cargos directivos, acciones de la empresa, lo hacen socios o le aumenta de forma considerable el salario. Las variantes son muchas, la idea es que el trabajador sepa que si falla no pasará nada, mientras que si lo logra podrá disfrutar de grandes beneficios.