INGRESAR

REGISTRARSE
Buscador

Aprender del pasado

2024-04-05

Si bien es cierto que el pasado no debe ser una condicionante a la hora de tomar decisiones en nuestro presente, hay cosas de este que pueden sernos de gran utilidad en nuestros análisis y la forma en la que interactuamos con nuestros problemas y buscamos soluciones para los mismos.

El pasado nos aporta experiencias que se traducen en fuentes de conocimientos para entender qué cosas nos funcionan y cuáles no, a la hora de lidiar con situaciones similares a las antes enfrentadas. No podemos obviar todo lo que podemos aprender de nuestro pasado y la importancia que juega este en nuestro desarrollo personal.

Durante el desarrollo de la presente guía estaremos analizando algunos de los aspectos básicos relacionados con este tema, de forma tal que podamos aprender sobre la importancia que juegan nuestras experiencias pasadas en la información que tenemos a la hora de tomar nuevas decisiones y afrontar los retos actuales.

El pasado no es garantía para los resultados del presente

Lo primero que es importante que destaquemos de este tema, es que los resultados del pasado no son garantía para los resultados del presente. Esta idea aplica tanto para las experiencias positivas como para las negativas. El hecho de que repitamos con exactitud cada uno de los procedimientos efectuados en el pasado, no significa que vayamos a obtener un resultado similar al recibido anteriormente. Cada circunstancia presenta una serie de particularidades subjetivas que imposibilitan que podamos predecir un resultado con exactitud, por muy similares que sean los hechos.

Debemos hacer notar esto porque una de las creencias más dañinas en torno al pasado, es pensar que estamos destinados a repetir un fracaso o un éxito solo porque así sucedió en la antigüedad. Esto nos motiva a que actuemos de una manera determinada y nos frustremos al no percibir los resultados que deseamos. De igual manera sucede que nos abstenemos de realizar determinadas acciones por temor a fracasar, siendo esto una actitud totalmente incoherente.

Utiliza tus experiencias pasadas para mejorar en tus acciones

Gracias a las experiencias pasadas, podemos acumular toda una serie de información sobre qué elementos tienen mejor resultado que otros a la hora de afrontar una situación determinada. Las experiencias pasadas, como decíamos anteriormente, no son determinantes a la hora de predecir los resultados del presente, pero sí pueden ser aprovechadas para perfeccionar nuestras estrategias de cara a no repetir errores y aumentar nuestras probabilidades de éxito.

Es importante acumular experiencias, aun cuando estas no son positivas. Mientras más repitamos un proceso, más cerca estaremos de ejecutarlo de forma perfecta. No debes desalentarte ante el fracaso, si eres capaz de aprender de cada error, estarás más preparado para repetir los hechos de forma satisfactoria, en esto radica justamente la superación y el desarrollo personal.

No te atormentes por los errores del pasado

Los errores del pasado pertenecen al pasado y responden a una realidad y a una persona que nada tiene que ver con la actual. No es justo juzgarse en la actualidad por los desaciertos que hemos cometido anteriormente, lo importante es haber sabido reconocerlos e identificar cuáles son los factores que condujeron a que realizáramos esas acciones y por ende obtuviésemos esos resultados.

Tu presente no puede estar paralizado por tu pasado, de la misma forma que tu futuro no puede arrastrar los errores que cometas en el presente. Está claro que cada acción tiene sus consecuencias y que debemos tener la capacidad de afrontarlas, pero esto no significa que debas cargar con la culpa, limítate a quedarte con las experiencias y el conocimiento que esto te brinda.