Coaching Individual y Coaching Grupal

Actualizado: hace 4 días

El proceso de coaching tiene dos modalidades en cuanto a sus participantes; por un lado, está el más común, denominado individual, donde intervienen solo el coach y un coacheé, y por otro, está el coaching grupal, que dentro de lo cabe se mantiene en un grupo reducido de personas. A grandes rasgos, ¿cuáles son las diferencias para la perspectiva profesional?

  • La terapia del coaching individual se extiende a una hora y media aproximadamente, y determinar el número de sesiones es más fácil debido a que se toma como base el acuerdo con un solo cliente.

  • El caso del coaching grupal resulta más complejo, debido a que se debe tomar en cuenta de forma equitativa las necesidades de cada individuo. De forma que, en el caso de esta última modalidad, no hay forma de saber la duración y la cantidad de sesiones a desarrollar.


Ahora bien, de forma más explícita, este artículo busca responder, ¿cuáles son las etapas del coaching personal y el coaching grupal? Para responder dicha interrogante, tomamos en cuenta ideas aceptadas de forma general por la comunidad de especialistas.



Etapas del proceso de coaching individual

Planificación: Se estudian los resultados del primer informe, y se procede a un análisis de puntos débiles y puntos fuertes, todo con vista a localizar potenciales procesos de cambios. Se trabajan de forma más detallada los objetivos, de manera que se pueda concebir un modelo para medir la efectividad de las acciones planificados; deben ser, entonces, objetivos medibles. El coach debe aconsejar a su cliente para que comente sobre el proceso en el que está trabajando con sus personas cercanas, puesto que, dicha acción incrementa el compromiso. Ciclo: Se comienza a trabajar con situaciones reales, todo lo que se ha conversado, es hora de llevarlo a la práctica, y comprobar si verdaderamente se está trabajando en un plan de evolución. Es un momento crucial para la identificación de errores, zonas pocas trabajadas, deficiencias incompatibles, límites del plan de acción. También se examinan las herramientas y habilidades que se han estado empleando, con vista a la posible sustitución mediante la adquisición de otras. Algo clave en esta etapa es el feedback por parte del coach. En resumen, el ciclo se concibe como una comprobación, ¿cuán efectivo está siendo el coaching? ¿es visible el progreso de una sesión a otra? ¿cómo se interpretan y comunican los éxitos y fracasos? ¿cómo se manifestado el entusiasmo y la atención por parte del coacheé? Evaluación y seguimiento: Si en la etapa de ciclo la idea es localizar mejoras finales en el plan de acción, el momento de evaluación es una especie de cierre gradual de la relación entre coach y coacheé. Con base a lo trabajado se prologan encuentro hasta que las ideas claves hayan sido interiorizadas. Ahora bien, con el visto bueno también se atribuye un plan de seguimiento.



Etapas del coaching grupal

Planeamiento inicial: Es momento de definir por qué se está dando tratamiento grupal, o sea, encontrar el factor que convierte a dichas personas en una comunidad; y partir de ahí hacia la localización de un objetivo general. Objetivos personales: Luego de delimitar el objetivo general, se procede a un contacto directo con cada individuo. Se trata de un momento de sesiones personales, cada quien expone sus ideas sobre el proceso, el objetivo o múltiples objetivos que persigue, cuáles son sus temores. Este doble proceso resulta enriquecedor, puesto que, los diálogos más privados son capaces de moldear as aspiraciones grupales, así como el pensamiento comunitario tiene la capacidad de modificar las referencias personales. Comunicación: Es el momento de introducir novedades, establecer los modelos a seguir mediante la exposición, discusión y recepción de ideas. El coach opera modo de guía, pero se adentra y adopta la dinámica del grupo. Debe respetar las formas que adopte la comunicación. Observación y seguimiento: Se hace necesario la manutención de un control, entiéndase el monitoreo del proceso una vez que ya ha arrancado. observar la evolución con el objetivo de comprobar su validez. Es el momento de detección de fallas y corrección, la adopción de medidas o nuevos planes de acción, más ajustados a la finalidad prevista. El coach continúa ejerciendo una guía pacífica. No es su trabajo poner rigor o disciplinar la gestión del grupo, sino involucrarse como consejero y apoyar la capacidad grupal de trabajar apoyándose los unos a los otros. Revisión: Es momento de comprobar en retrospectiva el trayecto grupal. Pues bien, se ha llevado a cabo el plan inicial de acciones, de acuerdo tanto a los objetivos generales como los que fueron expresos en las sesiones personales, ¿cuáles han sido los resultados? ¿Cómo se han transformado la energía y los intereses de los implicados? ¿Se puede hablar de un éxito o fracaso del proceso?, ¿o se trata más bien de un crecimiento no necesariamente ascendente? Lo más importante es encaminar un diálogo donde se recoja qué beneficios ha generado la experiencia del coaching.


Si estas interesado en aprender mas sobre este curso en el tema puedes dirigirte hacia este curso https://www.mywebstudies.com/curso-de/master-coaching-nutricional aquí encontraras un Master que tiene todo lo necesario para el curso sobre nutrición.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo