9 cosas que debes saber antes de hacer una dieta detox


  1. Pon orden en tu cocina y haz una alimentación más suave. Es importante preparar el organismo para poder depurarlo posteriormente. “Hay que cuidar la alimentación los días previos para que el cambio no sea drástico. Se recomienda evitar la carne roja, los alimentos muy procesados o industriales (por ejemplo, la bollería), el alcohol, el tabaco o el café… De esta forma optimizaremos los resultados y nuestro cuerpo eliminará más toxinas”, explica la doctora Conchita Vidales de Drink6 by Nutrimedic –especializados en tratamientos detox-.

  2. Bebe mucha agua. Es fundamental para estar siempre hidratados y evitar dolores de cabeza y otros ‘efectos secundarios’ indeseables.

  3. Hazlo con la ayuda y supervisión de un profesional. La alimentación es un tema importante que influye en nuestro día a día, por eso, aunque es posible hacerse los zumos en casa como complemento a una dieta equilibrada, a la hora de hacer un plan detox es importante contar con nutricionistas que midan al detalle todos los pasos, que han estudiado en detalle la composición de cada zumo tanto por su valor nutricional como por su sabor. Así conseguirás hacer un detox mucho más fácil y saludable.

  4. Asegúrate de que los zumos están aportando las vitaminas y nutrientes necesarios. “Es importante saber qué ingredientes, en qué cantidades y en qué momento del día tenemos que tomar los zumos. Nuestros licuados, por ejemplo, están elaborados con una amplia variedad de frutas y verduras, hasta 15 diferentes, para tener también una variedad de nutrientes y, además, un aporte de lípidos para que el sistema se recupere por la noche”, nos explica la doctora Vidales. Lee: 7 ‘superverduras’ que no deben faltar en tu dieta

  5. Las mejores frutas y verduras para depurar. Utiliza como base ingredientes con alto contenido en vitamina C (naranjas, pomelos y limones), que favorecen que el organismo procese más rápidamente la grasa; las cerezas, que ayudan a regular el metabolismo; las manzanas, con propiedades diuréticas e intestinales; el apio, que ayuda a perder grasas, nueces y almendras, etc… Lee: Los alimentos ‘detox’ que no deben faltar en tu dieta este verano

  6. Puede que un tratamiento purificador a base de zumos no sea para ti. Si estás embarazada, si sufres algún tipo de trastorno alimenticio o eres diabética, sigues un tratamiento con anticoagulantes… no es lo más aconsejable. En cualquier caso, consulta a tu médico de cabecera si tienes alguna duda.

  7. ¿Cuánto tiempo debe durar el ‘detox’? Si se trata de tu primera vez, puedes comenzar por uno o tres días y, en cualquier caso, no más de 5 días seguidos. “Lo ideal es incorporarlo a nuestros hábitos de vida y rutina poder hacerlo un día a la semana de forma continuada o 3 días seguidos al mes para conseguir los mejores resultados”.

  8. Bajo ningún concepto prolongues el detox varias semanas sin descanso. “Hay que saber que en los planes detox, el aporte de proteínas y grasas es el mínimo –solo en el último zumo para la renovación y mantenimiento de membranas y mejor funcionamiento del sistema nervioso central- para, de esta forma, utilizar las reservas y depurar el organismo. Si prolongamos demasiado el detox podríamos tener dolores de cabeza, diarrea al aumentar la ingesta líquida y de fibra en la dieta o aparecer estreñimiento al reducir la cantidad de alimento sólido, cansancio, anemia…”, alerta la experta.

  9. Un antes y un después en tu dieta. Conciénciate de que uno o varios días sanos está muy bien porque vas a ingerir muchísimas vitaminas y nutrientes; pero un día no sirve de nada si después no mantienes uno hábitos alimenticios y de vida saludables. El incluir un zumo de frutas y de verduras en nuestra alimentación habitual como complemento es una práctica sanísima y muy recomendable. Lee: 3 ‘smoothies’ saludables que te ayudarán a perder peso


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Algunas de las desventajas que posee la dieta detox son: Faltan nutrientes. Hay baja energía. Pérdida de masa muscular. Provocan rebote. Pueden atrofiar el aparato digestivo.